Visión Urbana: Los cambios que impuso el COVID 19

Visión Urbana: Los cambios que impuso el COVID 19
Muchas de nuestras personas mayores han perdido la vida, y otras han perdido seres queridos.
Foto: ANGELA WEISS / AFP / Getty Images

Como ocurrió con la mayoría de las organizaciones comunitarias que forman parte de nuestra Hispanic Federation, Visión Urbana, que presta servicios en el Bajo Manhattan, no tenía previsto un desastre de la magnitud de la pandemia del coronavirus. Y como sucedió con muchas otras agencias, Visión Urbana recibió ayuda de nuestro Fondo de Emergencia para Organizaciones sin Fines de Lucro y respondió con similar eficiencia y eficacia.

De esa manera pudo mantener servicios que ayudan a envejecientes, jóvenes y familias de bajos recursos en materia de violencia juvenil, bajo desempeño académico, desempleo, carencia de servicios de salud física y mental, necesidad de actividades sociales y recreativas, además de mentoría, consejería de madres y padres y desarrollo de capacidad de liderazgo juvenil.

“A partir del 12 de marzo”, recuerda Pía Scarfó, que dirige el Servicio de Apoyo Comunitario para la Jubilación de Visión Urbana, “cerramos nuestro Centro Comunitario, donde realizábamos diversas actividades y donde las personas mayores participaban en esas actividades. La cuarentena nos impuso otros cambios. Los servicios sociales se dan ahora por teléfono. En esas llamadas nos enteramos del estado de nuestra comunidad, cómo se sienten, qué necesitan”.

Las actividades que se ofrecían en ese Centro Comunitario ahora se llevan a cabo en línea y cuentan con la participación de un número notablemente alto de envejecientes.

“Muchos envejecientes hispanos en Manhattan son viudos o viudas que viven solos”, amplía Pía Scarfó. “Para ellos, los momentos de comunicación y socialización son muy importantes. Con la cuarentena, se han parado de repente esa participación y esas oportunidades de compartir con otros. Eso, a su vez, ha dado lugar a la depresión, el aislamiento y la incertidumbre sobre cómo manejar esa nueva situación”.

La situación de muchos envejecientes es más grave todavía porque la comunidad latina sufre de manera desproporcionada los efectos de la epidemia. Muchas de nuestras personas mayores han perdido la vida, y otras han perdido seres queridos.

“Para esas personas”, agrega Pía Scarfó, “los servicios de apoyo que les prestamos son básicos para sobrevivir, para seguir adelante”.

La directora de programa explica que otra de las labores prioritarias de la organización es la provisión de alimentos. Antes de la cuarentena, en Visión Urbana se suministraba alimentos una vez por semana a unas 200 familias, o alrededor de mil personas, de recursos limitados en el Bajo Manhattan.

“Ahora somos nosotros quienes llevamos la comida a los hogares de nuestros envejecientes”, termina diciendo Pía Scarfó. “Ha aumentando en forma impresionante el número de personas a las que ayudamos y las necesidades de esas familias, ya que actualmente hemos llegado a distribuir alimentos para 3,000 personas”.

Quienes quieran ponerse en contacto con Visión Urbana pueden llamar al (646) 945-3380.

Y si necesitan información sobre nuestra Hispanic Federation y otras organizaciones comunitarias, consulten en http://www.hispanicfederation.org.

Además, les doy el de la Línea de Información sobre el SIDA, 1-800-233-7432.

¡Respondan el cuestionario del Censo 2020, para que nos cuenten a todos!

¡En el 30mo aniversario de la Hispanic Federation, hasta la columna próxima! ¡Cuídense mucho, y si pueden, no salgan de sus casas!

-Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation