Dos motivos que pueden explicar descenso de muertes por coronavirus. Y una advertencia

Mientras los contagios no paran de aumentar en EE.UU. la cifra de fallecimientos sigue cayendo. Pero pronto podría cambiar

Dos motivos que pueden explicar descenso de muertes por coronavirus. Y una advertencia
Las pruebas para COVID-19 se han hecho más accesibles en los últimos meses.
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

La situación actual del coronavirus en Estados Unidos es complicada debido al aumento de contagios en varios estados del país. Sin embargo, el número de muertes se mantiene a la baja. A pesar de que este último dato es positivo, no se puede bajar la guardia.

La disminución las muertes en las últimas 10 semanas (de las 2,000 diarias a finales de abril a las 600 de ahora) contrasta con el reciente repunte de casos. Aunque tanto el presidente Donald Trump como el vicepresidente Mike Pence ha alegado que esto prueba que COVID-19 está bajo control, los epidemiólogos no están de acuerdo.

Hay dos razones que pueden ayudar a explicar este contraste entre el número de casos y el de muertes.

  1. Mejora de los tratamientos médicos. Muchos doctores y enfermeros ya diagnostican el virus más rápido que hace unos meses gracias, en parte, a la accesibilidad de las pruebas. También ha habido ejemplos exitosos de tratamientos con remdisivir y otros fármacos.
  2. Las personas mayores están teniendo más cuidado ya que son consciente de que el virus tiende a afectarles más. Gracias a esto los grupos de edad avanzada, más expuestos a la muerte por COVID-19, son ahora menor porcentaje entre los contagiados.

Aunque la bajada en el número de muertos es una buena noticia, los fallecimientos pueden estar a punto de volver a aumentar. Las personas jóvenes o de mediana edad no son inmunes y su mayor actividad social ha provocado una explosión de casos en las últimas tres semanas que, a su vez, pronto podría conducir a un aumento de las muertes.

En primavera, el aumento acusado del número de muertes llegaba alrededor de una semana más tarde que el de contagios. Pero la expansión del programa de testeo puede hacer que los datos de los fallecimientos tarden un mes en empezar a subir.