El COVID-19 agudiza las contradicciones económicas

Más de la mitad de los latinos en EEUU está preocupado por su futuro financiero

La mitad de los latinos ha visto caer sus ingresos a la mitad por la pandemia./Archivo
La mitad de los latinos ha visto caer sus ingresos a la mitad por la pandemia./Archivo
Foto: ETIENNE LAURENT / EFE

En el mismo planeta, en el mismo país y en el mismo estado hay personas con realidades muy contrarias entre sí. La crisis desatada por el coronavirus está haciendo que la línea divisoria social y económica que se inició en los ochenta y se ensanchó tras la última crisis en 2008, siga ampliando la división.

La comunidad latina, en general se sitúa en una situación muy vulnerable en estas circunstancias. El 56% de ellos están preocupados por su futuro financiero tal y como han dicho en una encuesta a la gestora de activos y aseguradora Prudential.

Desde esta firma se explica que el estudio que han hecho entre diciembre de 2019 y mayo de 2020 revelan que hay unas desigualdades muy señaladas.

¿Una muestra que era evidente el lunes? Mientras suben de volumen las llamadas para que se cancelen las rentas en Nueva York y no solo se amplíe la moratoria de desalojos, en Wall Street, el índice S&P 500 se quedaba a poca distancia del récord de febrero y llegó a tener ganancias con respecto al año pasado pese a caer a final de la jornada por las noticias del nuevas restricciones en California. El Dow Jones también vuela alto y el Nasdaq lleva días rompiendo récords aunque ayer no fue uno de ellos.

Las acciones de empresas con ventas de productos caros (para los que tienen más), de tecnología (para la nueva realidad) y los esenciales baratos (para el mercado en general)son las que mejor recorrido tienen.

Tesla es una de ellas. La empresa que hace carros eléctricos caros es la automotriz que más vale en Bolsa (más que Toyota) y su valoración no hace más que subir (101% desde marzo).

Otra pincelada más. Curiosamente los indicadores apuntan a que el precio de las viviendas no se ha desplomado y que junio ha sido un muy buen mes para las ventas de casas nuevas. Los precios fuera de las ciudades están subiendo así como los de los alquileres a corto plazo en las afueras de urbes caras como Nueva York.

Mientras tanto, en el mundo en el que viven las familias que ya acumulan facturas impagadas y no saben cómo harán para atender sus obligaciones laborales y familiares cuando comience el curso escolar, la situación es muy distinta y como son mayoría frente a las más adineradas esta inquietud se refleja en las estadísticas.

Además de la encuesta de Prudential, la Reserva Federal de Nueva York presentó las perspectivas económicas periódicas de los consumidores en las que se mostraba un cierto optimismo en junio porque se controlaban los brotes del virus más fuertes y no se habían disparado, como ahora, los latentes.

Trabajo e ingresos

De hecho, el mes pasado se pensaba que lo peor de la crisis se había dejado atrás y aunque disminuía el miedo a perder el trabajo (el 15% lo tenía frente al 20% en abril) se mantenía la preocupación por los ingresos y la posibilidad de encontrar un nuevo empleo.

Aupados por los estímulos fiscales y la mejora de perspectivas en esos momentos se recuperó algo la confianza ante los consumidores. Un dato importante es que la posibilidad de que se pierda el pago de una deuda en los próximos tres meses está muy por debajo del 16.2% de probabilidades de abril. Quedó en el 9.8%.

El informe de la Fed sigue una línea muy similar a la situación laboral y esta es ahora de recuperación dentro de la crisis. Es decir, hay mejora pero la situación no es buena.

El informe sobre bienestar financiero de Prudential explica en el detalle de los latinos que el 21% ha visto caer a la mitad sus ingresos familiares debido al virus. El 20% estaban desempleados y el 64% explicaban que ha sido por la pandemia.

“La pandemia ha dado marcha atrás a casi tres años de ganancias en el bienestar financiero de EEUU y el 51% han sufrido un impacto negativo por el virus.

Una de las conclusiones del estudio es que la mitad de los encuestados perciben que es difícil la movilidad financiera, la posibilidad de mejorar la situación económica

Ayudas Económicas

A la hora de buscar ayuda el 32% mira al Estado seguido de la familia y los amigos (el 28%). El Estado está preparando un nuevo estímulo fiscal. Ayer, el asesor del presidente, Larry Kudlow dijo en la Fox que habrá más ayudas, entre ellas más a los desempleados aunque no los $600 extra por semana que se aprobaron en el CARES Act. Tampoco habrá cheques para todos. Kudlow no habló de ayudas para estados y municipios que si están recogidas en la propuesta demócrata (HEROES Act)

Desde Prudential se dice que el COVID-19 y sus consecuencias económicas han revelando con una rapidez increíble cuán frágil es la seguridad financiera, especialmente para las personas de color, las mujeres, las generaciones más jóvenes, los pequeños negocios y  los trabajadores .

“La pandemia ha expuesto de relieve la precariedad de los sistemas de salud pública y económicos, la extensión de la desigualdad racial y social y la baja inmunidad de América a la irrupción financiera”. Desde Prudential se advierte que la receta para la recuperación ni es simple ni puede quedarse en la superficie del problema.