Cómo limpiar y desinfectar las brochas de maquillaje correctamente

Es necesario limpiar las brochas de maquillaje por lo menos una vez al mes

Fuente: Shutterstock
Fuente: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Las brochas deben lavarse cada cierto tiempo para eliminar bacterias y gérmenes, y aumentar su vida útil. Las que se usan para la base, el polvo y correcto deben lavarse cada 15 días, mientras que las que se usan para aplicar sombras deben lavarse una vez al mes. Aquí te contamos cómo hacerlo.

Separa las brochas

Según un artículo del portal Glamour, antes de limpiar las brochas de maquillaje es necesario separarlas para evitar daños. Esto se debe a que hay brochas sintéticas y otras que son naturales, y cada cual debe lavarse de una forma distinta.

Las brochas naturales deben limpiarse con más cuidado, con delicadeza y suavidad para no estropear las cerdas. Para hacerlo, es necesario humedecer solo las cerdas, sin llegar a la parte metálica.

Para lavarlas, es recomendable usar champú para bebés o un limpiador que contenga pH neutro. Es apropiado limpiarlas dando masajes de forma circular en la palma de la mano. Luego hay que enjuagar con agua tibia y usar toallas de cocina para el secado.

Limpiado de las sintéticas

Es recomendable usar un tapete de silicona y también jabón para brochas de maquillaje, aunque igualmente sirve el jabón de lavaplatos. Hay que humedecer las cerdas y agregar un poco de jabón sobre el tapete.

Se deben realizar movimientos en forma de círculo sobre el tapete, de tal manera que las cerdas entren en contacto con el jabón y hasta que los restos de sucio y maquillaje se hayan quitado por completo. Hay que repetir cuantas veces sea necesario hasta las cerdas recobren su color original.

Es importante recordar que hay que limpiarlas con suavidad para evitar que las cerdas se dañen. En lo posible, hay que regresarlas a su posición inicial. Por otro lado, para secarlas, es mejor ponerlas con las cerdas hacia abajo.

limpiador de brochas de maquillaje
Foto: Shutterstock

Limpiar los mangos

Se agrega agua micelar con un poco de alcohol en un atomizador. Hay que empapar un algodón en aceite de oliva y limpiar el mango. Luego rociarlo con la mezcla y usar una toalla de tela para secar.

Es importante lavar las brochas para evitar problemas de salud relacionados con la piel. Al mismo tiempo, da una buena imagen a los salones de estética y es mucho más económico lavarlas que estarlas cambiando frecuentemente.