La apertura progresiva de la economía no detiene la caída de los ingresos del estado

La recaudación fiscal en NY ha caído un 17.3% en junio

La apertura progresiva de la economía no detiene la caída de los ingresos del estado
Chevron Corp. pidió hoy a una comisión de ética de Nueva York que investigue la conducta de contralor estatal Thomas DiNapoli.
Foto: AP

Los ingresos fiscales del estado de Nueva York cayeron en junio un 17.3% con respecto al mismo mes de 2019 a pesar de la progresiva apertura de la actividad económica y una cierta aunque frágil recuperación en el empleo tras pasarse el pico de la crisis del COVID-19.

Hay $1,500 millones menos en la caja que el año anterior en este momento, según las cifras que hizo el jueves pública el contralor del estado Thomas DiNapoli. El alivio puede llegar con una mayor apertura además de un pago de impuestos que se hace efectivo en julio tras el retraso de la fecha de presentación del 15 de abril al 15 de julio.

El progresivo cambio de las cuentas públicas es una tendencia que se ha venido observando desde la oficina del contralor quien ha ido señalando en los últimos meses que Nueva York tiene a sus puertas una crisis que va a durar muchos años.

Ante el deterioro de las cuentas públicas por la menor recaudación fiscal actual y prevista pero los mayores gastos para afrontar los costos del coronavirus, DiNapoli es uno de los muchos responsables económicos del país que está demandando ayudas federales para no profundizar más la crisis.

“Todos los ojos están en Washington. Nueva York y sus ciudades necesitan con urgencia más ayuda federal para responder a la crisis del COVID-19”, explicaba DiNapoli. En mayo, el contralor avisaba que la pandemia podía tener un efecto como no se había visto desde la Gran Depresión.

Ben Bernanke, el economista experto en esta crisis de los años treinta, ex presidente de la Fed y ahora miembro de la Comisión para la Recuperación del gobernador de Nueva Jersey, dijo en un editorial del New York Times el miércoles que el Congreso de Washington debe actuar decisivamente con un paquete de estímulo para evitar repetir los errores de la Gran Recesión de 2008.

Los ingresos fiscales de todos los estados y muy llamativamente los de Nueva York han caído por el efecto que sobre los impuestos tienen las fuertes pérdidas laborales, el cese de actividad de muchos negocios y la rebaja de ventas de los que quedan abiertos. Según reporta la agencia Bloomberg, DiNapoli dijo el miércoles que el impuesto a la propiedad no va a compensar la caída de los ingresos públicos.

“Según damos pasos para la reapertura económica los ingresos fiscales se mantienen muy por debajo de los niveles previos a la pandemia”, explicaba DiNapoli en un comunicado. “En este momento, el gasto del estado está por debajo de las proyecciones porque la división del presupuesto retiene algunos pagos como respuesta a la incertidumbre fiscal”, explicaba.

El informe mensual del contralor no solo apunta a la caída de los ingresos sino también a un pago de $13,500 millones en junio para el seguro de desempleo comparado con los 135.6 millones del año anterior. Este beneficio se acaba de ampliar para los desempleados en el estado para que cubra 59 semanas de desempleo en vez de las 26 establecidas antes de la pandemia.