Pandilleros de la Mara Salvatrucha atacan a militares en cárcel de Honduras con armas automáticas y granadas

¿Quién controla las prisiones de Honduras?

Pandilleros de la Mara Salvatrucha atacan a militares en cárcel de Honduras con armas automáticas y granadas
Prisioneros de la MS-13 en una cárcel de El Salvador.
Foto: Oscar Rivera / Archivo / EFE

El Instituto Nacional Penitenciario (INP) de Honduras investiga el incidente en el que miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en una prisión al norte de la capital atacaron este lunes con armas automáticas y granadas a militares.

De acuerdo con las autoridades, los oficiales que custodian la Penitenciaría Nacional de Támara fueron atacados por prisioneros.

El INP precisó, mediante un comunicado, que los reos atacaron con armas de fuego a miembros de la Policía Militar de Orden Público (PMOP) que estaban apostados en tres torreones de la cárcel, situada 20 km al norte de Tegucigalpa.

Al momento, se desconoce qué desencadenó el ataque.

La embestida, que se extendió por unos 45 minutos, dejó un sargento herido, cuya condición de salud se desconoce. Fue trasladado el Hospital Militar.

El ataque no fue respondido por los militares, “por lo que no se reportan privados de libertad heridos o muertos”, detalló el INP.

El reporte oficial precisa que, en la primera inspección de la escena, los investigadores hallaron casquillos de diferentes tipos de armas de fuego y espoletas de tres granadas de fragmentación.

Las autoridades dicen desconocer cómo ingresaron las armas y los explosivos al penal, que alberga a unos 6,800 presos.

La pesquisa relacionado con el altercado continúa, mientras los investigadores autoridades intentan ubicar las armas usadas en el ataque.

Videos que reseñan medios locales e internacionales confirman que las detonaciones se extendieron por varios minutos, lo que desató la alarma en las comunidades aledañas a la penitenciaría.

Para controlar la situación, las autoridades del penal requirieron el despliegue adicional de militares que se dispersaron por varios espacios de la cárcel.

Familiares de los presos reclamaron que miembros de pandillas como la MS-13 no deben estar ligados al resto de la población carcelaria como medida para prevenir este tipo de incidentes.