Los republicanos proponen reducir la red de ayuda en la crisis del COVID

La propuesta rebaja la ayuda al desempleo y prevé un cheque de $1,200 como el del CARES Act

Los republicanos proponen reducir la red de ayuda en la crisis del COVID
El líder la mayoría republicana en el Senado, Mitc McConnell ha presentado un conjunto de principios para una legislación de ayuda frente a la pandemia./Archivo
Foto: EFE

Quienes necesiten personalmente el dinero extra de desempleo que han tenido hasta ahora, ayudas para poder gestionar la moratoria de viviendas, el cheque de ayuda directa o la perspectiva de un trabajo porque no se ha dejado caer una demanda sin la cual no hay oferta ni crecimiento económico, deben esperar.

Y lo harán con la tensión de saber que el desempleo y otras medidas pueden llegar con menos dinero que hasta ahora. La red de ayuda del coronavirus se puede estrechar según se deduce de la somera propuesta valorada en $1,2 billones que presentó el lunes por la tarde el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Sin el texto de la ley que denominan HEALS Act.(“Health, Economic, Assistance, Liability Protection, and Schools”) McConnell confirmó que quiere rebajar a $200 los $600 extra semanales del CARES Act que expiraron el pasado fin de semana. El senador Chuck Grassley explicó que este pago es una transición a otro modelo que permitirá el pago del 70% del salario que tenía el desempleado antes de la pandemia. Los conservadores se instalan en el optimismo y confían en que esa transición tome dos meses como mucho.

Cheque de $1,200

Entre las prioridades de este grupo también está la ayuda directa con un cheque de $1,200 de nuevo. Se prevé que funcione igual que en el CARES Act, con la ayuda disminuida a partir de salarios por encima de los $75,000 dólares por individuo y $150,000 por pareja y $500 por dependiente, según CNBC.  No se dieron detalles cruciales al cierre de esta edición si llegará a los contribuyentes indocumentados y sus familias. En la anterior legislación se excluyeron y los demócratas los han incluido en su propuesta.  

Los republicanos quieren dar algo más de $100,000 millones de  ayuda a las escuelas que reabran en otoño — algo que no está claro aún–, relanzar el Payment Protection Program (PPP) de ayudas a las pequeñas empresas y escudar de demandas por responsabilidad a empresarios y centros de estudios en caso de COVID además de ampliar el crédito fiscal por retención de trabajadores y destinar $26,000 millones para investigación de una vacuna y su distribución.  

Esta y otras ayudas tienen que desarrollarse y ser negociadas con los demócratas que hace más de dos meses aprobaron el HEROES Act en la Cámara de Representantes, un paquete de ayuda valorado en $3 billones que es un tercio de lo que están dispuestos a firmar los republicanos inicialmente y que contempla las ayudas directas independientemente de la situación migratoria.

Los economistas de Barclays se rendían ante la evidencia de que la Cuarta Fase del apoyo fiscal no se van a reconciliar en ambas cámaras antes del 7 de agosto pero esto se calculó antes de saber la breve propuesta de  McConnell después de retrasos continuos y negociaciones con un partido sin unanimidad en estas mediadas y la Casa Blanca.

Los demócratas presupuestaban casi un billón para unas ayudas cruciales para estados y municipios que no se recoge en el paquete de prioridades republicanas y otras para inquilinos y propietarios de viviendas para los que se acaban las moratorias de desalojos.

Con respecto a lo que ocurre con la crucial ayuda al desempleo, el Economic Policy Institute ha estimado que si se rebajara la ayuda extra de desempleo a $200  se reduciría la demanda de tal manera que se rebajaría el crecimiento de la economía y se se crearían 3.4 millones de empleos en el próximo año.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, explicaba estos días que no se puede pagar a la gente por estar en casa y explicaba que hay mucha gente que cobra más con esta ayuda de lo que cobraría trabajado. También existe el caso de quienes cobran menos y Heidi Shierholz, economista laboralista del Economic Policy Institute (EPI), explicaba que los trabajadores no están en casa por decisión propia.

“En este momento hay 14 millones de desempleados más que ofertas de trabajo por lo que millones seguirán desempleados independientemente de lo que hagan. No se puede incentivar a la gente a tener un trabajo que no existe”, explicaba Shierholz en su blog.

El cálculo del 70% del salario anterior a la pérdida de empleo puede ser una labor complicada cuando ya está siendo difícil que los desempleados simplemente accedan a la ayuda más básica del seguro. De hecho, más de $100,000 millones en ayudas al seguro de desempleo extra del CARES Act no ha sido desembolsado aún por problemas de gestión, según reportaba ayer Bloomberg.

“Caos, Caos”

El líder demócrata en el Senado Chuck Schumer acusó a sus colegas republicanos de haber “perdido el tiempo” y presentar una propuesta “sin urgencia ni empatía”.

“Caos, caos”, espetó Schumer a los republicanos a los que recriminó una y otra vez “ignorar las muchas crisis” a las que hace frente el país. Por lo que se refiere al desempleo, calificó la propuesta de catástrofe que perjudica a los desempleados, cancela el programa antipobreza que ahora supone y acaba con la economía porque retira la demanda con que las familias que cobran esta ayuda contribuyen al crecimiento.

Schumer dijo que las someras propuestas de McConnell “son muy poco y llegan muy tarde” y recordó la división dentro del propio partido para presentar una serie de medidas que no forman un conjunto de ayudas, algo que a los demócratas les parece inaceptable.

Los líderes demócratas, Schumer, Nancy Pelosi, tenían previsto reunirse con los republicanos, McConnell y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin a las 6.00 de la tarde del lunes para iniciar unas conversaciones destinadas a una conciliación de legislaciones que dado el grado de detalle presentado puede estar aún muy lejos.