Una caja para la reinvención

The Latina Power se lanza en el negocio de las cajas de productos para dar a conocer a artesanos y comerciantes

Una caja para la reinvención
Claudia Ayala a la izquierda y Beatriz Olmedillo son las fundadoras de The Latina Power./Cortes ía
Foto: Cortesía
Guia de Regalos

“El Covid nos volteó el plan de negocio que teníamos para este año”.

Esta puede ser una de las frases más repetidas dichas por empresarios, grandes, medianos y pequeños en 2020.

En este caso la dice Claudia Ayala, una venezolana que hace 12 años llegó a EE UU de su país y ahora junto con su socia, Beatriz Olmedillo, está dando una vuelta a su negocio cautamente de la mano de una caja con productos de artesanos y comerciantes latinos con la que quiere crecer y a la vez apoyar a estos creadores y empresarios.

La caja, es una prueba de mercado y solo hay 35 que se pusieron a la venta el día 21. La preventa superaba la oferta y Ayala confiaba en una venta total en el primer día. En ella hay brazaletes, esmalte de uñas, una cartera y otros productos que tienen un precio conjunto que supera con mucho los $35 con los que se vende. El diseño ha sido de una artista latina.

La idea de hacer esta caja, The Power Box, es no solo hacer una venta sino también dar a conocer a latinos que están lanzando sus empresas e intentando llegar a más clientela. “Ahora todo es digital pero lo que queremos es que la gente no solo vea tu producto en redes sino también que lo prueben”, explica a través de video conferencia.

El lanzamiento de esta idea, con este primer paso, está en cierta medida en  línea de lo que Ayala y Olmedillo han estado haciendo en los últimos años, conectar a personas, sobre todo mujeres. De hecho se perfila como una evolución natural en esta época de pandemia.

Ayala cuenta que ella es empresaria. Ha tenido una mueblería, una tienda de ropa y su propia marca de carteras y en 2018 fundó The Latina Power una empresa que es organizadora de eventos con los que compartir información para ayudar a la mujer latina en español para facilitar la comunicación.

“Empezamos con 70 personas y poco a poco fuimos subiendo. En diciembre hicimos en Houston un evento con 120 mujeres. Nuestra plataforma crece dando apoyo a emprendedoras, a mamás y en general a todas las mujeres en Miami, en Nueva York, Los Ángeles”, explica de unos eventos en los que se presentan cuestiones relacionadas con el bienestar de la mujer, las finanzas o el emprendimiento.

También han hecho eventos en la red, y de hecho , según cuenta, se hizo recientemente las sesiones estuvieron a cargo de una tanatóloga que habló “de cómo vivir un duelo, no solo el físico sino también el que se tiene cuando se pierde un trabajo, un negocio”, explica Ayala.

The Power Box, creada por The Latina Power es una plataforma para artesanos y empresarios latinos en EEUU./Cortesía

No obstante aunque se ha dado seguimiento a los eventos, también se ha querido tener como base la plataforma de clientas existentes para añadir la venta de esta caja. En este momento con las primeras 35 es una prueba, no es para hacer negocio. Como esta venezolana explica “es un paso en una dirección para quienes quieran participar”.

Y confirma que esta es la primera de la que pueden ser más cajas. Ayala dice que si funciona en tres meses, antes de navidades harán 100 en una segunda edición. Confía en que así será porque cuando se anunció en las redes la recepción fue inmediata.

El modelo de negocio no es nuevo y de hecho ella misma cuenta que otras empresas similares han ido creciendo poco a poco para ser tan grandes como para ocupar almacenes enteros. Normalmente este es un negocio por suscripción pero Ayala dice que no es momento para esto. “No queremos hacerlo así por lo que está pasando, ahora es injusto decirle a una persona que se comprometa con un pago anual. Más bien nuestro mensaje es cómpralo ahora si puedes porque sabemos que hay quien un día tiene esos $35 pero quizá mañana no, la situación es muy incierta”, explica.

Pese a la incertidumbre, sigue pensando que es un buen negocio si se hace correctamente y se responde a las expectativas de quien recibe la caja. “Si se paga $35 pero solo llegan dos productos, no va a funcionar, el valor de la caja es mayor de lo que se paga. Tiene que ganar el cliente pero también el empresario y nosotros”.

Power Box no está cobrando a los empresarios por participar en la caja en este momento a quienes les pide para participar que manden un e mail diciendo que están interesados para la siguiente edición. Consciente del poder de la narración no solo les pide que describan su producto sino que manden un mensaje para que los compradores sepan quiénes son y hacer campaña con ellos. “Queremos que sepan quién es la latina que hace jabones de miel”.