Tras recuperarse de Covid-19, al príncipe Alberto de Mónaco le cae otra demanda por paternidad

Tras quince años de negarse a realizar una prueba de ADN, una brasileña llevará a juicio al jefe del principado

Tras recuperarse de Covid-19, al príncipe Alberto de Mónaco le cae otra demanda por paternidad
Príncipe Alberto II de Mónaco.
Foto: Harold Cunningham / Getty Images

Alberto de Mónaco se enfrenta a una nueva demanda de paternidad que interpuso una mujer brasileña, quien afirma que tiene una hija con el soberano.

El príncipe de 62 años actualmente tiene gemelos -Jacques y Gabriella, de cinco años-, de su matrimonio con Charlene y dos adultos vástagos reconocidos de anteriores relaciones.

Ahora, una mujer brasileña de 34 años de nombre Maria S. afirma que tiene una hija de 15 años fruto de una relación con el jefe del Principado de Mónaco. Y por ello tendrá que presentarse en los tribunales.

La que sería quinta hija de Alberto habría cumplido 15 años el pasado 4 de julio, según adelanta el portal francés especializado en monarquías Histoires Royales, que también explica que madre e hija desean permanecer en el anonimato por el momento.

Según trascendió, la mujer ha solicitado una prueba de ADN para comprobar esta paternidad, algo a lo que el príncipe lleva años negándose. Por ello, la madre de la niña le ha llevado a juicio, en una vista que tendrá lugar en Milán en febrero de 2021.

Maria S. y su hija viven en Italia desde hace años, y por eso el juicio se celebrará en ese país. Según la demandante, conoció a Alberto de Mónaco en un viaje que el príncipe hizo a Brasil, mantuvieron una relación y llegó a invitarla a viajar a Europa con él. Tras quedarse embarazada y dar a luz a su hija, le mandó fotografías de la niña al príncipe, quien cortó toda comunicación con ellas.

El abogado de Maria S, llamado -casualmente- Erich Grimaldi ha explicado a la web francesa que ellos prefieren no ir a juicio, pese a tener fecha señalada.

“Esperamos llegar a un acuerdo antes, porque para proteger a la hija de mi cliente debemos evitar una demanda. Este proceso me parece innecesario si el problema puede resolverse con una prueba rápida de ADN. Ahora hemos acudido a la Corte después de haber intentado, sin éxito, llegar a una conciliación amistosa”, ha dicho el letrado italiano.

El príncipe ya es consciente de la situación y las autoridades italianas se han puesto en contacto con él para dejarle constancia de la demanda.

El príncipe, cuyo nombre ha saltado a la palestra estos meses tras haber sufrido coronavirus y, también, después de decidir recortar el presupuesto de la familia principesca para hacer frente a la pandemia, no se ha pronunciado sobre esta supuesta hija nacida en 2005.