Emilio Lozoya, exdirector de Pemex libra la cárcel por el caso Odebrecht

Juez vinculó a proceso al exfuncionario de Peña Nieto, usará brazalete electrónico y acudirá cada 15 días al reclusorio norte
Emilio Lozoya, exdirector de Pemex libra la cárcel por el caso Odebrecht
Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.
Foto: Archivo / Agencia Reforma

MÉXICO –  Un juez de control vinculó a proceso a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), asociación delictuosa y cohecho, en calidad de autor material y cometido con dolo en el caso Odebrecht, pero continuará el proceso en libertad.

Es la segunda vinculación a proceso contra el exdirector de Pemex en tiempos del presidente Enrique Peña Nieto. (2012-2018). El primero fue por la compra de la planta “chatarra” de Agronitrogenados, donde también libró la prisión.

Lozoya, quien se encuentra internado en un hospital privado en el sur de la Ciudad de México, es acusado por la Fiscalía General de la República (FGR)  por presuntamente haber recibido sobornos de Odebrecht por $10.5 millones de dólares y destinar el dinero a la adquisición de una casa en Ixtapa y depósitos bancarios a familiares.

Una parte de estos sobornos, $4 millones de dólares, los recibió en 2012, cuando Lozoya era coordinador de campaña del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto y prometió al entonces director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses, un cargo en el futuro gobierno.

Lozoya no solo negó estas acusaciones, sino que dijo haber sido “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado”.

En audiencia virtual, Juan Carlos Ramírez Benítez, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, vinculo a proceso al exdirector de Pemex, pero no pisará la cárcel, pero sí tendrá que acudir a firmar cada 15 días al reclusorio preventivo norte, donde se turnó su caso.

A Lozoya se le colocó un brazalete electrónico y aunque seguirá el proceso en libertad, no podrá salir de la Ciudad de México.

El exfuncionario prácticamente se allanó a la imputación de la Fiscalía General de la República  pues no opuso una defensa jurídica ni ofreció una sola prueba para demostrar su inocencia, no obstante que rechazó los cargos imputados en este expediente.

En esta causa penal, a Lozoya le imputan lavar $1.2 millones de dólares de los sobornos en la compra que hizo su esposa Marielle Helene Eckes de una residencia en Ixtapa; también, en un depósito de $185 mil dólares en favor de su madre Gilda Margarita Austin y Solís.

Lozoya fue extraditado a México hace dos semanas y se presume negoció su extradición con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador  para recibir un trato preferencial a cambio de colaborar en los casos de corrupción de Agronitrogenados y Odebrecht, de lo cuál dijo revelará nombres de los implicados, lo cual podría salpicar al exmandarario Enrique Peña Nieto.

Lo cual se ha puesto de manifiesto durante las comparecencias en los dos casos que se le imputan y que logró seguir los procesos en libertad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador había anunciado que Lozoya sería un testigo protegido, con lo cual tendría acceso a varios beneficios, aunque ahora el mandatario afirma que el exfuncionario es un testigo colaborador, que de igual forma recibe algunas consideraciones del gobierno.

Es así que Lozoya Austin abrió la puerta a delatar a altos funcionarios de la administración de Peña Nieto a cambio de que la Fiscalía rebaje las acusaciones en su contra.

Lozoya Austin fue extraditado hace dos semanas de España a México y lejos de lo que la mayoría de los mexicanos creía, fue internado en un hospital privado, sin pisar la cárcel, debido a una presunta anemia, lo cual ha sido duramente criticado por varios sectores de la sociedad.

El exfuncionario de Pemex fue detenido en España el pasado mes de febrero, acusado de lavado de dinero y fraude en los casos Agronitrogenados y Odebrecht, éste último un escándalo de sobornos, revelado en 2014 a cambio de obras públicas en una decena de países de América Latina.

Pacto con la FGR

Desde que se anunció la extradición del exdirector de Pemex desde España, trascendió en la prensa un supuesto acuerdo con la Fiscalía para reducir su pena a cambio de revelaciones jugosas sobre corrupción.

Un pacto que parece acreditado por lo visto en las dos audiencias preliminares, en las que la Fiscalía ha evitado de momento pedir prisión preventiva para Lozoya, actualmente hospitalizado.

En breve recibirá la alta médica

Y de acuerdo a su abogado Miguel Ontiveros, el exfuncionario sólo esperará su alta médica para salir del hospital donde está internado, lo cual podría darse en dos o tres días.

Entrevistado al término de la audiencia celebrada este miércoles, el litigante dijo que podrían ser dos o tres días más los que Lozoya permanezca en el hospital donde fue internado el pasado 17 de julio.

Él se mantendrá, todavía, bajo tratamiento algunos días, en el hospital, así lo han determinado los especialistas. No solamente el especialista privado que lo atiende aquí en el hospital, sino también los peritos oficiales de la Fiscalía General de la República”, señaló.

Además, dijo Ontiveros, deberán esperar a que en las próximas horas le coloquen al exfuncionario el brazalete electrónico que los jueces que llevan sus juicios ordenaron que debe portar como medida cautelar.

“Entonces, se mantendrá aquí y, de conformidad con la decisión del señor juez el día de hoy, pero también en la decisión que se tomó el día de ayer en el caso Agronitrogenados, podrá salir y tener plena libertad en la Ciudad de México con un brazalete, esa es la medida cautelar que dispuso el Poder Judicial de la Federación”, indicó.

Ontiveros aclaró que Lozoya no es testigo colaborador, sino que se acogió a un criterio de oportunidad, el cual consiste en que se comprometió con la FGR a proporcionar información sobre un delito mayor y que en su momento dirá quiénes lo utilizaron como un instrumento no doloso para cometer ciertos crímenes.

“Hoy se le vinculó a proceso y la autoridad judicial, en armonía con la postura de la Fiscalía General de la República y nosotros como defensores, nos allanamos a esa posición, se han otorgado seis meses de cara a la investigación complementaria”, dijo.