El sueño o la debacle: el Barcelona busca salvar su temporada ante un Napoli que juega el partido de su vida

Cuatro victorias separan al Barça de el trofeo más improbable de la temporada
El sueño o la debacle: el Barcelona busca salvar su temporada ante un Napoli que juega el partido de su vida
Lionel Messi aparece en primer plano en la foto oficial con la nueva armadura.
Foto: R. García / EFE

Puede ser un día definitivo: el desenlace de la eliminatoria ante el intenso Napoli marcará con fuego al Barcelona de Quique Setién, que se juega todo: el futuro del técnico, el prestigio de la plantilla y la credibilidad de una junta directiva que está en el ojo del huracán.

Nadie se engaña en Barcelona. Caer ante el Napoli sería un fracaso en toda la extensión de la palabra, a la altura de los últimos dramas en Roma o en Liverpool, pero esta vez en el silencio del Camp Nou.

Sin La Liga, sin la Copa, el Barça se aferra a la Champions para evitar una temporada seca. Cuatro partidos, cuatro victorias para levantar el título más deseado, aunque el primer paso tiene que ser ante los napolitanos en un partido que se definirá por la intensidad que muestre o no  cada equipo.

Los focos señalan a Setién desde su llegada al club, cuestionado por la plantilla de forma evidente, ha dejado escapar La Liga con actuaciones cuestionables, un fútbol nada convincente y muy irregular. Los cambios de dibujo del entrenador solo funcionaron en una ocasión (ante el Villarreal), pero con todo y su mal fútbol, esta Champions express le da otra opción a los azulgrana.

Mención aparte merece la directiva, cuestionada prácticamente por todo el barcelonismo, pero con la suerte de que no se ha jugado con público en el estadio para sentir el desprecio en directo.

Setién tiene dos bajas importantes y ambas en el mediocampo. Sergio Busquets y Arturo Vidal, sancionados por la amarilla que vieron en San Paolo, el chileno no solo es una baja sensible en el esquema sino que es de los pocos jugadores que mantienen la llama encendida del equipo. Tampoco estará Arthur Melo, declarado en rebeldía.

Ousmane Dembélé, de baja desde febrero llega muy justo al partido y difícilmente será tomado en cuenta. La gran noticia para Setién es la recuperación de Antoine Griezmann, quien también tiene deudas pendientes con el barcelonismo.