Bebés recién nacidos de raza negra en EE.UU. tienen mayor probabilidad de morir que los de raza blanca

Y la atención médica es clave para esta situación

Bebés recién nacidos de raza negra en EE.UU. tienen mayor probabilidad de morir que los de raza blanca
Muchos factores intervienen para que se dé esta situación.
Foto: Shutterstock

Recientemente, el Daily Mail publicó los resultados de un estudio realizado por la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia, en la cual se develó un grave problema de salud pública que existe en Estados Unidos y del que poco se habla.

Según la investigación, pese a ser un país altamente desarrollado, EE.UU. tiene una de las tasas de mortalidad de bebés recién nacidos más altas del mundo. En 2018, 3,5 de cada 1,000 bebés que nacieron en el país, murieron a los 28 días de su nacimiento.

Tan solo en lo que llevamos de 2020, han muerto 21,467 recién nacidos.

Esto se debe a que los bebés nacen con mala salud, por lo que sus probabilidades de supervivencia son más bajas.

Los bebés recién nacidos de raza negra con el peor panorama

Los investigadores que llevaron a cabo el estudio analizaron los registros de 1,8 millones de nacimientos en hospitales en Florida entre 1992 y 2015, descubriendo así que las familias negras pierden a sus hijos recién nacidos en tasas mucho más altas que las familias blancas en Estados Unidos.

Según la investigación, 1,090 de cada 100,000 bebés negros nacidos murieron dentro de los primeros 28 días de vida. Eso fue más del doble de la tasa de mortalidad entre los bebés blancos: 490 por 100,000.

El primer factor en el que radica la diferencia es que los bebés de raza negra tienen mayores probabilidades de nacer con más bajo peso en comparación con los de otras razas.

Entre 2016 y 2018, el 13,3% de los recién nacidos negros tenían bajo peso al nacer. Eso es casi el doble de la tasa entre los bebés blancos (7,1%) y más alta que la de los asiáticos/isleños del Pacífico (8,4%) o los indios americanos/nativos de Alaska (8,1%).

A esto, habría que agregarle todo lo que rodea su nacimiento, así como las condiciones de embarazo de las madres, ya que hay una notoria disparidad en las madres de raza negra, las cuales registran tasas más altas de eclampsia y preeclampsia, así como de partos prematuros, Además, se deben tomar en cuenta las desventajas económicas y prejuicios raciales.

Ante esta situación, los bebés negros tienen hasta 3 veces más probabilidades de morir en los días y semanas posteriores al nacimiento en comparación con los bebés blancos.

Pero una de las cosas que más han llamado la atención de esta investigación es que sus probabilidades de supervivencia varían drásticamente según quién esté a cargo de su atención médica.

Descubrieron que en los hospitales donde nacían más bebés negros pero la mayoría de los médicos eran blancos, la mortalidad de esos bebés era un 56% más alta que en los hospitales donde los doctores eran negros.

“Para las familias que dan a luz a un bebé negro, el deseo de minimizar el riesgo y buscar atención de un médico negro sería comprensible. Sin embargo, la fuerza laboral de médicos desproporcionadamente blancos hace que esto sea insostenible porque hay muy pocos médicos negros para atender a toda la población”, es una de las conclusiones a las que llegó este estudio.