Hija de militar hispano que votó por Trump y cuya madre fue deportada lidera voz de inmigrantes con Biden

Estela fue de las historias de migrantes en la Convención Nacional Demócrata
Hija de militar hispano que votó por Trump y cuya madre fue deportada lidera voz de inmigrantes con Biden
Alejandra con sus hijas Estela, de 11 años, y Pamela, de 17.
Foto: C-SPAN - Convención Nacional Demócrata / Cortesía

“Querido Donald Trump, así comenzó Estela, de 11 años, su intervención en el segmento de la Convención Nacional Demócrata sobre la importancia de los inmigrantes. Ella es hija de Cuauhtémoc “Temo” Juárez, un militar hispano, quien sirvió en Centroamérica, Irak y África, y pensó que él y su familia estarían protegidos de la retórica contra migrantes del republicano, por quien votó en 2016. Dos años después, su esposa fue deportada a México.

Un día antes de este testimonio, el presidente Trump visitó a Arizona, donde volvió a hablar contra inmigrantes, al menos reconoció que “algunos eran buenos”, pero muchos no, a quienes llamó “criminales”, “violadores”. A diferencia de 2016, esta vez no se refirió solamente a los mexicanos, pero por la frontera con México es donde cruza la mayoría de aquellos que no quiere en el país. Esta vez su plan, si gana la elección, podría ser más duro: cobrar una cuota al cruzar la frontera y agregar un impuesto al envío de remesas.

Estela no escondió que su padre votó por el presidente Trump, pero aseguró que no lo volvería a hacer. Su madre, Alejandra, “no es una criminal”, dijo la joven en el segmento presentado por la actriz Kerry Washington, quien ensalzó el origen migrante de su familia. Sus abuelos llegaron en los años 20 del siglo pasado. “No puedo imaginar la emoción que sintieron de ver la Estatua de la Libertad”, expresó la estrella de Hollywood.

Con imágenes de sus padres y de su hermana Pamela de fondo, Estela continúa leyendo la carta dirigida al Presidente 45 de los EE.UU., compartiendo que su madre llegó al país siendo una adolescente. Se dedicó a trabajar, pagó sus impuestos. La Administración de Barack Obama consideró que no era un peligro para el país, así que podía quedarse.

“Mi mamá trabajó duro. Trabajó duro y pagó impuestos. La Administración Obama le dijo que ella podría quedarse. Mi papá pensó que usted protegería a las familias militares, por lo que votó por usted en 2016. Señor presidente… No lo volverá a hacer de nuevo, después de lo que usted hizo a nuestra familia”, continuó la adolescente. “En lugar de protegernos, usted destruyó nuestro mundo. Mi mamá es una buena persona y no es una criminal. Ahora mi mamá se ha ido, nos la quitaron sin una razón”.

Estela no solamente habló por su familia, sino por aquellas que son separadas en la frontera o en las redadas organizadas por la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“Algunos de esos niños son huérfanos ahora por su culpa”, expresó la joven cuya familia ahora apoya al exvicepresidente Joe Biden, quien entre sus planes migratorios incluye un proyecto para buscar que 11 millones de indocumentados logren obtener sus documentos de estancia legal.

El testimonio de Estela terminó dando paso a imágenes y audios del presidente Trump refiriéndose a inmigrantes: “No los quiero en este país”, “¡Son unos animales!”. Ella responde, como si le hablara directamente: “Querido presidente, mi madres es la orgullosa esposa de un marino estadounidense y madre de dos niñas estadounidenses… somos una familia estadounidense”.

Jesica, Sylvia y Lucy compartieron su historia como inmigrantes. / FOTO: C-SPAN

“Lo que cualquier madre haría”

Lucy Sánchez presentó a su madre Sylvia y a su hermana Jesica, quien nació con un síndrome llamado espina dorsal bífida, el cual provoca discapacidades físicas y motoras.

“Soy una soñadora”, reveló Jesica, quien está protegida de la deportación por el programa para los Llegados en la Infancia (DACA) creado por Obama. “Llegamos a Estados Unidos antes de que yo cumpliera un año. Ella me salvó la vida”, dijo la joven sobre su madre.

“Yo soy estadounidense, pero mi madre es indocumentada”, dijo Lucy.

“Yo hice lo que cualquier madre haría para intentar salvar la vida de su hija”, expresó Sylvia, quien narró que cruzó la frontera a través del Río Bravo, levantando en brazos a su hija y cuidándose de no ser descubierta y detenida. Ella habló en español y sus intervenciones fueron traducidas por su hija Lucy.

La familia trabaja y paga impuestos, pero ahora enfrenta mayores problemas por los cambios en el programa DACA por parte de la Administración Trump.

Lucy expresó que tienen temor de que su madre y su hermana puedan ser detenidas y deportadas en cualquier momento. “En noviembre 3 voy a votar por mi hermana, mi madre y mi hija… voy a votar por Joe Biden y Kamala Harris… ¿Por quién vas a votar tú?”, expresó.

Algo único en EE.UU.

Uno de los protagonistas de la tercera noche de la Convención fue el expresidente Obama, quien habló sobre los inmigrantes, previo a su discurso donde criticó al presidente Trump y lo acusó de utilizar su investidura como un “reality show”, además de beneficiarse a sí mismo, a sus amigos y deshonrar la democracía.

“Hay algo único acerca de EE.UU., no solamente damos la bienvenida a nuevos inmigrantes, nacimos de inmigrantes. Es lo que somos”, dijo. “Al menos que seas nativo americanos, nuestras familias vienen de algún otro lugar”.

El mensaje fue acompañado de imágenes de niños inmigrantes de distintas razas y etnias.

“En estos nuevos estadounidenses vemos las historia de nuestros estadounidenses”, dijo. “No siempre fue fácil. Hubo discriminación, tiempos complicados y pobreza… el significado de rechazar a un extranjero es algo más que un asunto de inmigración, es el significado de Estados Unidos. ¿Qué país queremos ser?”.

El expresidente recalcó: los inmigrantes son ingenieros, doctores, maestros, soldados, protectores. “Inmigrantes y refugiados ayudarán a revitalizar y a renovar a los Estados Unidos”, expresó.

El cierre del segmento estuvo a cargo de Prince Royce, quien interpretó Stand by me, la canción de Ben E.King de 1961, pero convertida en una bachata spanglish sin hacerle perder su espíritu.

El plan migratorio de Biden es uno de los más ambiciosos de recientes candidatos demócratas a la presidencia, pero centra gran parte de sus acciones en bloquear los cambios –la mayoría reglamentos y administrativos– implementados por el presidente Trump para endurecer los procesos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y sus dependencias.

Cuestionado por ser parte del gobierno del “Deportador en Jefe”, como activistas se refirieron a Obama por la expulsión de más de tres millones de inmigrantes en ocho años, Biden promete modificar los procesos de ICE sobre redadas y deportaciones, además impulsar una reforma migratoria para establecer el camino a la ciudadanía de indocumentados y proteger a los “dreamers”.