Cómo preparar los exquisitos chilaquiles conde

No son simples chilaquiles, con su salsa verde cremosa y su preparación especial

Cómo preparar los exquisitos chilaquiles conde
Foto: Ismael Villafranco/Creative Commons
Foto: Ismael Villafranco / Creative Commons

Los chilaquiles son un platillo tradicional mexicano que se puede preparar con una variedad de salsas y guarniciones. Una preparación sencilla y económica para aprovechar las tortillas que han quedado de días anteriores y transformarlas en algo realmente suculento.

La manera común de servirlos es con rebanadas de cebolla, queso fresco desmoronado y opcionalmente crema. Generalmente se les acompaña de carne de pollo deshebrada, aunque también se puede optar por un bistec de res o huevos, ya sea revueltos o estrellados.

Estos Chilaquiles Conde de Larousse Cocina tienen la particularidad de que su salsa es cremosa y suave. Tienen una perfecta armonía de ingredientes que integran sus sabores en una olla o cazuela donde se cocinan juntos antes de servirse; salsa, tortillas, crema, hierbas y pollo.

Chilaquiles Conde

Ingredientes

(6 porciones)

  • 600 g de tomate verde
  • 3 chiles serranos o jalapeños verdes
  • 1 diente de ajo
  • ½ taza de cebolla blanca picada
  • 1½ tazas de caldo de pollo
  • 1 taza de hojas de cilantro
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1½ cucharaditas de sal
  • 4 ramas de epazote atadas
  • 1 taza de crema de rancho o espesa
  • ½ kg de pechuga de pollo cocida y deshebrada totopitos

Para decorar: 3 cucharadas de cebolla blanca picada, ½ de taza de crema y 1½ tazas de queso fresco desmoronado.

Preparación

  1. Cocer los tomates, los chiles, el ajo y la cebolla con el caldo de pollo. Mantener el fuego alto hasta que hierva y luego bajar y dejar cocer por 15 minutos más.
  2. Deja enfriar los ingredientes y licua con el cilantro.
  3. Fríe la salsa en una cazuela o sartén con aceite caliente. Deja que hierva, baja el fuego, agrega sal y revuelve. Incorpora las ramas de epazote, la crema y permite que se cueza por otros  5 minutos.
  4. Cubre con un poco de salsa el fondo de una cazuela u olla a fuego bajo, añade una tercera parte de los totopos y luego una parte de la pechuga deshebrada; y baña con más salsa. De nuevo agrega totopos, pechuga y salsa otras dos veces, como si hicieras capas. Deja que hierva y sirve.

En México hay muchas variedades de chilaquiles, de manera práctica se les divide en chilaquiles rojos y verdes por el color de su salsa. Las salsas se preparan de distintos tipos de chiles, hierbas, especias. Puede ser fresca o ahumada, todo de acuerdo a los gustos y tradiciones. De igual manera hay muchas maneras de acompañarlos al servir.

Lo primordial para hacer chilaquiles son los triángulos de tortilla frita y la salsa en la que serán empapadas. De ahí el nombre del platillo, chilli, que significa chile y aquilli, que significa “metido en”.

Prepáralos a tu gusto y disfrútalos en tu desayuno o cena, ¡son exquisitos!