Se puso pegamento en la vagina y acusó a su ex, ahora irá a la cárcel

Se ha demostrado que la mujer simuló el delito y ha sido condenada por ello

La justicia española ha declarado culpable a una mujer que acusó a su expareja de secuestro y de rociar su vagina con pegamento.

La acusada, Vanesa Gesto, ha sido condenada a 10 años de prisión y deberá pagar unos $28,000 dólares a su expareja, Iván Rico, tras confirmar que fingió una agresión sexual al echarse ella misma pegamento en la vagina para después acusarlo a él.

Los hechos se remontan a octubre de 2016, cuando la ahora condenada denunció haber sido secuestrada por su expareja y dos cómplices más para ser maltratada y después abandonada semidesnuda.

El juzgado logró que reconociese la simulación del secuestro y su cómplice confesó posteriormente que había ayudado a simular su secuestro.

Vanesa diseñó toda la agresión con la colaboración de una tercera persona. Tras demostrar la falsa agresión, gracias al cómplice y la posterior confesión de la detenida, el ex novio fue, finalmente, puesto en libertad.