El sublime retorno de Thiem lo hace campeón del US Open

El austriaco deja en el camino al alemán Zverev y alcanza su primer trofeo de Grand Slam
El sublime retorno de Thiem lo hace campeón del US Open
Dominic Thiem con su trofeo de campeón del US Open.
Foto: SIMON BRUTY-USTA / Cortesía

FLUSHING MEADOWS.- Para Dominic Thiem, la cuarta final de Gran Slam, fue la de la gloria. El austriaco de 27 años ganó el US Open luego de venir de menos a más y dejó vestido y alborotado al alemán Alexander Zverev que se veía ya levantando el cetro del abierto neoyorquino. El marcador final después de 4 horas con dos minutos de juego quedó establecido en 2-6, 4-6, 6-4, 6-3 y 7(8)-6 (6).

A Thiem de 27 años y segundo cabeza de serie, le costó dejar el alma sobre la pista del Arthur Ashe para doblegar a un Zeverev que arrancó muy bien plantado exhibiendo un tenis de altísimo nivel, pero que fue disminuyendo su accionar merced a la vehemencia del austriaco que nunca dio su brazo a torcer. El austriaco acumuló para su victoria 43 tiros ganadores y 55 errores no forzados, por su cuenta Zverev tuvo 52  y 64.

“Hemos sido rivales y amigos. Es increíble que pueda compartir este momento contigo. Cualquier de los dos pudo haber ganado esta noche. Recuerdo que una vez me dijiste que ganaría el US Open, lo mismo puedo decir eso de tí. Tu lo lograrás en algún momento”, dijo Thiem en la ceremonia de su premiación.

Thiem es el primer jugador que viene de dos sets abajo en una final del US Open para ganar desde que el estadounidense Richard “Pancho” Gonzales derrotó a su compatriota Fred Schroeder Jr., 16-18, 2-6, 6-1, 6-2, 6-4. , en 1949.

Este también fue el primer partido de campeonato del US Open que se decidió con un desempate en el quinto set, destacó la USTA a través de un comunicado.

“Gracias a mi equipo. Gracias especiales a mi coach Nicolas Massú”, agregó el austriaco. “Creo que merecemos un US Open con público, esperamos que pronto vuelva a la normalidad”.

El austriaco saltó al tercer parcial diciendo, es ahora o nunca. Y así fue. Su tenis empezó a fluir para adueñarse del espectáculo y levantar el trofeo de campeón de su primer grande, el US Open que la historia recordará también como el primer Grand Slam en la era de la pandemia.

Thiem consigue finalmente su primer grande tras caer en tres finales en años consecutivos. El Abierto de Francia en los años 2018-2019, y el Abierto de Australia en este 2020. El austriaco llega para decir presente en la elite de campeones, luego del dominio casi absoluto de dos décadas de la trilogía fantástica conformada por el suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal y el serbio Novak Djokovic.

“Mis padres no pudieron venir, dieron positivo de COVID, los extraño. Hubiese querido compartir esta alegría con ellos si ganaba.”, dijo entre lágrimas el alemán Zverev al reconocer su derrota

El austriaco que se muestra como el tenista que marca el cambio generacional, disputaba por séptima vez el US Open donde nunca había pasado de cuartos de final, que lo hizo en 2018, alcanza la recompensa a su consistencia sin la presencia de los tres grandes, lo cual de ninguna forma le resta méritos a su gesta en la cita de Flushing Meadows.

Stacey Allaster, director del torneo hizo especial énfasis en agradecer a todos los involucrados en la organización del US Open, en medio de la pandemia. Gracias en particular a los jugadores.

“Mostramos al mundo que podemos reunirnos y celebrar el deporte”. dijo el director del torneo.