6 increíbles beneficios de comer caldo de pollo

El caldo de pollo no sólo es delicioso y reconfortante, tiene grandes propiedades para la salud. Es rico en aminoácidos y minerales, de gran poder antiinflamatorio
6 increíbles beneficios de comer caldo de pollo
El caldo de pollo es el aliado perfecto para perder peso, fortalecer al sistema inmune, mejorar la digestión y prevenir gripes.
Foto: shutterstock

No existe nada más reconfortante que un buen caldo de pollo, es el plato perfecto para hacer frente a los días fríos, para llenarnos de energía cuando nos sentimos fatigados y también es el aliado infalible para revitalizar al organismo cuando estamos enfermos. No en vano es considerado un buen tratamiento complementario para tratar resfriados y de lo más recomendable para acelerar la recuperación de ciertos virus leves.

El caldo de pollo también resulta una grandiosa alternativa para mantenernos fuertes ante los cambios de temperatura, sobre todo cuando se acercan estaciones como el otoño e invierno. Su consumo se relaciona con grandes bondades para fortalecer al sistema inmunológico y favorece la eliminación de agentes patógenos que causan enfermedades e infecciones en vías respiratorias.

Una de las más grandes ventajas medicinales del consumo de caldo de pollo, se debe a su contenido en un aminoácido natural llamado cisteína y se relaciona con beneficios expectorantes, ya que fluidifica el moco en los pulmones. Complementario a este último punto existe un estudio liberado por la Universidad de Nebraska, el cual señala que el caldo de pollo dificulta el movimiento de los neutrófilos y es por ello que se asocia con grandes propiedades antiinflamatorias. 

6 increíbles beneficios de comer caldo de pollo:

1. Protege y beneficia la salud intestinal

En los últimos años mucho se ha hablado sobre la directa relación entre la salud intestinal y el funcionamiento inmune, con base en esto se ha comprobado que gran parte de nuestra salud depende del tracto digestivo. Es por ello que numerosas enfermedades se relacionan directamente con desequilibrios en la flora intestinal. El caldo de pollo es una maravillosa opción para potenciar la buena salud intestinal, ya que se trata de un plato muy rico en nutrientes esenciales, hidratante y de muy fácil digestión. A la vez es una buena alternativa para comer completo y saludable, y así evitar el consumo excesivo de azúcares, azúcares y harinas refinadas.                                                               Otro aspecto único se debe a su contenido en una gelatina que es conocida como un coloide hidrofílico, que atrae y retiene los líquidos, incluidos los jugos digestivos. Es por ello un gran aliado para promover una buena y ágil digestión.

2. Controla la presión arterial

El alto contenido en proteínas de alto valor biológico y aminoácidos esenciales que aporta el caldo de pollo, se relacionan con beneficios para reducir y equilibrar la presión arterial. Su consumo es altamente recomendado para aquellas personas que padecen condiciones de salud cardiovascular, lo único que es indispensable contemplar es que sea preparado en casa y con ingredientes naturales, y por supuesto evitar el uso de sal. 

3. Gran aliado contra el dolor e inflamación

Los cartílagos del pollo son muy ricos en nutrientes, de manera especial llama la atención su aporte en glucosamina y sulfato de condroitina, los cuales se relacionan con grandes bondades para disminuir el dolor relacionado con las articulaciones. Referente a sus propiedades antiinflamatorias, son inmensas y se deben a su contenido en aminoácidos como la glicina, prolina, arginina, entre otros. Gracias a ello se relaciona con grandes cualidades para combatir toda inflamación corporal y también le otorgan extraordinarias propiedades calmantes, que se asocian con cualidades para mejorar la calidad del sueño y combatir los altos niveles de estrés.

4. Protege y fortalece a los huesos

Los huesos de pollo son muy ricos en nutrientes se destacan por su aporte en minerales esenciales como el calcio, magnesio, potasio, fósforo y otros oligoelementos de gran valor en huesos sanos y fuertes. Su consumo se relaciona también con grandes beneficios para combatir la osteoporosis y es un buen aliado en la dieta de mujeres en período de menopausia. 

5. Bajo en grasas, buen aliado para perder peso

El caldo de pollo es un alimento completo, lleno de nutrientes, bajo en calorías y muy saciante. Tiene todo lo que se necesita para perder peso de manera saludable y llenarnos de energía. Sus grandes ventajas para potenciar la salud intestinal y digestiva, son de gran ayuda para promover la eliminación de todo lo que el cuerpo no necesita y también se relaciona con buenos efectos para acelerar el metabolismo. Lo único que tendrás que hacer es retirar la capa de grasa que de manera normal se forma en la parte superior.

6. El mejor amigo del sistema inmunológico

El caldo de pollo es un tesoro nutricional, en principio por las grandes cualidades nutricionales del pollo. Sin embargo también es igual de importante su contenido en vegetales de grandes propiedades terapéuticas, como es el caso de la cebolla, ajo, zanahoria, apio, hierbas de olor y otros complementos, que agregan una buena dosis extra en nutrientes esenciales. Estos a su vez nutren y protegen al sistema inmune y aumentan la producción de glóbulos blancos.