Impulso de trabajadores inmigrantes clave en la pandemia de COVID-19

Aún cuando perdieron sus trabajos y no calificaron para el desempleo y la ayuda federal, fueron los que mantuvieron a flote la economía de Staten Island, revela informe
Impulso de trabajadores inmigrantes clave en la pandemia de COVID-19
Trabajadores inmigrantes de Staten Island, durante una reciente manifestación en reclamos de mejores condiciones laborales.
Foto: LA COLMENA / Cortesía

NUEVA YORK.- Pese a que la pandemia afectó desproporcionadamente a los trabajadores inmigrantes indocumentados y a que la gran mayoría de ellos (97,5%) no calificaron para beneficios de desempleo y tampoco recibieron cheques de estímulo del gobierno bajo la Ley CARES, sin embargo, un estudio reveló que continuaron desempeñando un papel crucial en el sostenimiento de la economía y la vitalidad de sus comunidades.

El informe elaborado el Worker Institute de la Universidad de Cornell y la organización comunitaria La Colmena, si bien expone la experiencia de los trabajadores inmigrantes en el condado de Staten Island durante la pandemia de COVID-19, muestra en perspectiva el rol de los inmigrantes en toda la ciudad de Nueva York, en el curso de la crisis de salud.

“En un momento en que el mundo se estaba cerrando y el gobierno federal no respondió adecuadamente a la pandemia de COVID19, los inmigrantes estaban perdiendo trabajos, enfermando y muriendo por el virus mortal. Para agravar la crisis, los inmigrantes indocumentados se quedaron fuera de los fondos de ayuda de emergencia, particularmente la Ley CARES”, dijo Yesenia Mata, directora ejecutiva de La Colmena.

La situación laboral para los trabajadores inmigrantes en Staten Island continúa siendo crítica.

El informe encontró que, dado que muchos trabajadores inmigrantes de primera línea están sobrerrepresentados en industrias esenciales como la atención médica, los servicios alimentarios, la atención médica domiciliaria y las redes de transporte donde los arreglos de trabajo remoto no son factibles, pueden tener un mayor riesgo de contraer COVID-19.

El 88% de los trabajadores entrevistados para el análisis estuvo desempleado durante 3 meses, perdiendo su trabajo entre febrero y principios de mayo, periodo en el que la pandemia asoló a la ciudad, escenario que sirvió para obtener una panorámica de las condiciones de vida y de trabajo de los inmigrantes hispanos de clase trabajadora en Staten Island, además identificó sus vulnerabilidades únicas y destacando sus esfuerzos para participar en sistemas de ayuda mutua para enfrentar la crisis.

“A pesar de esta tristeza, los inmigrantes en Staten Island, siguieron adelante para superar la crisis. Este informe destaca no solo la lucha, sino también la capacidad de recuperación que nuestra comunidad mostró durante uno de los momentos más difíciles de nuestra nación”, agregó Mata.

El estudio halló que los trabajadores inmigrantes gastan más del 91% de sus ingresos en vivienda y bienes de consumo básicos, lo que constituye una fuente esencial de ingresos para las empresas locales.

A través de los gastos de consumo, destaca el informe, las contribuciones fiscales y el patrimonio cultural y la creatividad, los inmigrantes de Staten Island han revitalizado los distritos comerciales y las comunidades que anteriormente estaban económicamente deprimidas.

El análisis del Worker Institute subraya que el 98% de los trabajadores no calificaron para ninguna forma de ayuda pandémica o prestaciones por desempleo, no obstante, hace notar que, de acuerdo con Instituto de Política Fiscal, los inmigrantes indocumentados contribuyen con $ 40 mil millones al PIB del estado de Nueva York.

“Este informe muestra lo que los trabajadores inmigrantes han experimentado y superado antes y durante la pandemia. Ilustra lo que yo como trabajadora he pasado para ayudar a mi familia a seguir adelante, sin ninguna ayuda financiera del gobierno a pesar de todas las contribuciones que he hecho a esta economía”, dijo Jesús Benavidez, representante de los jornaleros”.

Mientras tanto, el centro Comunitario de Empleo La Colmena permaneció abierto para atender las necesidades de supervivencia de las familias, pero el estudio deja ver que se necesitan más fondos para los centros de trabajadores.

Los hallazgos del informe se basan en encuestas a los trabajadores realizadas por los organizadores de La Colmena antes de 2018 y después de mayo / junio de 2020, el inicio de la crisis de COVID.

Sin protecciones laborales básicas

Los trabajadores inmigrantes indocumentados de Staten Island laboran en industrias precarias. El 48% de los trabajadores tiene trabajos temporales y el 45% proporciona servicios de cuidado a niños y realiza trabajos de mantenimiento en hogares privados en Staten Island.

El estudio refleja que, la falta de contratos de trabajo formales y seguridad laboral debido a su estatus migratorio dejó a los trabajadores más vulnerables a perder sus empleos al inicio de la pandemia. En consecuencia, el estudio sugiere que una reforma migratoria integral y las protecciones para los trabajadores indocumentados para garantizar su seguridad durante la fase de reapertura del estado de Nueva York son más necesarias que nunca.

El 45,3% de los trabajadores inmigrantes encuestados por La Colmena indicaron que trabajaban en domicilios particulares. Los trabajadores temporales, autónomos (probablemente clasificados erróneamente como contratistas independientes), o que trabajan para individuos, entran en la categoría de trabajadores no estándar y pueden carecer de protecciones laborales básicas. Cómo resultado, pueden quedar excluidos de la cobertura de las leyes de seguro de desempleo, seguro médico, licencia familiar, licencia por enfermedad y compensación de trabajadores.

El análisis advierte que es posible que los trabajadores inmigrantes no puedan formar un sindicato o demandar a su empleador por acoso o discriminación en el lugar de trabajo, lo que muchos encuestados informaron haber experimentado.

Finalmente el estudio recomienda que deben tomarse medidas clave para garantizar la seguridad de los trabajadores inmigrantes y el bienestar de sus familias y comunidades. Tales medidas incluyen la legalización del estatus, el acceso a la atención médica, garantizar que los empleadores proporcionen equipo de protección, acceso a programas de ayuda del gobierno y mejores protecciones laborales y laborales.

Cifras del informe

  • 2 de cada 3 (65,7%) de los trabajadores nacidos en el extranjero en Staten Island trabajan en industrias esenciales.
  • 9 de las diez 10 industiras en Staten Island con el mayor número de trabajadores inmigrantes se consideran industrias esenciales.
  • 45,3% de los trabajadores inmigrantes encuestados por La Colmena indicaron que trabajaban en domicilios particulares.
  • 48% de los trabajadores tiene trabajos temporales
  • 45% proporciona servicios de cuidado a niños.
  • 98% de los trabajadores no calificaron para ninguna forma de ayuda por la pandemia o prestaciones por desempleo.
  • $ 40 mil millones fue la contribución de los inmigrantes al PIB del estado de Nueva York.
  • 91% de los ingresos de los trabajadores inmigrantes se invierten en vivienda y bienes de consumo básicos, lo que constituye una fuente esencial de ingresos para las empresas locales.