Cómo funcionan las vacunas en el cuerpo y cómo saber si son seguras

Conocer el funcionamiento de las vacunas es un conocimiento crucial en estos tiempos inciertos
Cómo funcionan las vacunas en el cuerpo y cómo saber si son seguras
Foto: Shutterstock

Todos hemos sido vacunados en nuestras vidas, pero eso no implica que sepamos a profundidad cómo las vacunas protegen nuestro cuerpo, y mucho menos nos hace expertos en el tema de su seguridad. Abordaremos estos dos aspectos a continuación.

¿Cómo funciona una vacuna?

El portal de CNN indica que las vacunas contienen microorganismos de la enfermedad que pretende evitarse, y cuando el sistema inmune detecta dichos microorganismos, genera anticuerpos capaces de combatir la amenaza.

En otros términos, la vacuna “engaña” a tu cuerpo al hacerle pensar que ya tiene la enfermedad, cuando, en realidad, solo posee algunos microorganismos que son inofensivos, pero que son identificados igualmente como una amenaza.

Los anticuerpos generados contra los microorganismos permanecen en el torrente sanguíneo, buscando amenazas similares a la de la vacuna. Si se encuentran con la enfermedad correspondiente a ella, estarán capacitados para eliminarla, y evitarás desarrollarla.

Alternativamente, es posible que la enfermedad se desarrolle incluso si has recibido la vacuna, pero será una versión debilitada en comparación a si no te hubieras vacunado en primer lugar.

vacuna
Foto: Shutterstock

Efectos secundarios

La mayoría de las vacunas son seguras, y es un porcentaje mínimo de las personas el que experimenta efectos secundarios por su acción.

Entre los posibles efectos secundarios asociados a las vacunas encontramos: dolor, hinchazón, enrojecimiento en la zona en que se aplicó la inyección, fiebre leve, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares.

Todos los signos mencionados se dan de manera leve, y es bastante raro que una persona experimente efectos secundarios graves como consecuencia de una vacuna.

Estar al tanto de cómo funcionan las vacunas y de los protocolos para determinar su seguridad es útil para distinguir las vacunas necesarias y confiables de las prescindibles y dudosas, lo que tendrá un efecto positivo en tu salud.