Cómo recalentar huevos y que sepan como recién hechos

Prepara tus huevos con anticipación y recaliéntalos cuando los necesites
Cómo recalentar huevos y que sepan como recién hechos
Los huevos deben cocinarse bien, enfriarse de inmediato y refrigerarse.
Foto: Danny Pérez Palacios / Pixabay

Cocinar los huevos y posteriormente recalentarlos es seguro siempre y cuando sigas las pautas de seguridad alimentaria. No cocinar los alimentos a una temperatura segura y dejarlos sin refrigerar a una temperatura peligrosa son las dos causas principales de las enfermedades transmitidas por los alimentos.

Los huevos deben cocinarse bien y luego colocarse en recipientes poco profundos para que se enfríen rápidamente y refrigerarse de inmediato para usarlos después, en un plazo no mayor tres o cuatro días. Los huevos duros, ya sea pelados o con cáscara pueden guardarse y consumirse en un periodo de  una semana.

Los alimentos calientes pueden colocarse directamente en el refrigerador o enfriarse en hielo o agua fría antes de refrigerarlos.

El Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del USDA (FSIS) señala que ya sean escalfados, huevos duros, revueltos, fritos u horneados, deben cocinarse bien hasta que las yemas estén firmes. Los huevos revueltos no deben estar líquidos.

Para que se conserven mejor guarda los alimentos en envases herméticos o recipientes sellados para alejar las bacterias, guardar la humedad natural de la comida y evitar que las sobras recojan los olores de otros alimentos.

Cómo recalentar los huevos y que queden como recién hechos:

Huevos revueltos

En la estufa. Se pueden recalentar en el microondas o en la estufa, pero hacerlo en la estufa suele dar mejores resultados.

Calienta un poco de aceite o mantequilla en un sartén y agrega los huevos para calentarlos a fuego medio-bajo. Cubre para que los huevos se calienten por completo sin secarse y calienta por 5 minutos aproximadamente. Retira la tapa y revuelve. Continúa calentando hasta que los huevos alcancen la temperatura deseada.

En el microondas. Coloca los huevos en un recipiente apto para microondas que tenga un poco de profundidad. Cubre el recipiente con papel film o una tapa sin apretar, calienta durante 20 segundos y luego revuelve los huevos con un tenedor. Desecha el líquido que se haya acumulado en el fondo y repite ciclos de 20 segundos hasta que los huevos estén bien calientes.

Huevos duros

Foto: Foodie Factor/Pexels

La mejor manera de recalentar huevos duros es con agua hirviendo.

Coloca el huevo en un recipiente resistente al calor y vierte agua hirviendo sobre el huevo hasta que esté completamente sumergido. Cubre el huevo con una toalla de papel y déjalo reposar durante 10 minutos.

Huevos fritos

Foto: Pexels/Pixabay

En la estufa. Calienta un poco de aceite o mantequilla a fuego medio en un sartén y agrega al sartén. Deja que el huevo se caliente entre 2 a 5 minutos. Mientras lo calientas puedes tapar el sartén durante 1 o 2 minutos para que también la superficie tenga una buena temperatura.

En el microondas. Coloca el huevo en un plato apto para microondas y cubre con una toalla de papel húmeda. La toalla ayuda a retener la humedad y así el huevo no se ponga gomoso. Calienta por periodos de 30 segundos hasta que tenga la temperatura deseada.

Si la yema es líquida, deja reposar el huevo durante 30-60 segundos después de calentarlo para cuidar que la yema no explote.

Huevos escalfados

Foto: Daria Shevtsova /Pexels

La mejor forma de calentarlos es en la estufa. Calienta abundante agua en una olla y agrega el huevo o los huevos en el agua hirviendo y deja calentar a fuego lento durante 1-2 minutos.

Nunca dejes los huevos cocidos o platos con huevos fuera del refrigerador durante más de 2 horas o más de 1 hora cuando las temperaturas están por encima de 32° C.