Anula su boda al descubrir lo que su novio le pidió al papá

El padre no pudo ocultarle a su hija las intenciones del novio y su familia, aunque supusiera romper la relación
Anula su boda al descubrir lo que su novio le pidió al papá
Los novios fueron criticados por su decisión.
Foto: Unsplash

Un padre ha dicho que su hija canceló su boda después de revelar las demandas que su prometido y sus padres le habían hecho en una reunión secreta a sus espaldas.

La novia rompió a llorar cuando su padre le confesó lo sucedido y llegó al punto romper su relación por la “demanda sexista” que el novio y su familia había hecho a sus espaldas.

Según informa el Daily Star, la joven se había comprometido recientemente y estaba enamorada de su prometido, a quien consideraba “amable, humilde y respetuoso con la familia”.

Sin embargo, cuando el padre de la novia se reunió con la familia de él para cenar en un par de ocasiones, le hicieron comentarios que lo hicieron sentir incómodo.

Opiniones como que la mujer no debería trabajar sino quedarse en la casa con los niños le hicieron sentir que eran unas personas con valores y principios bien distintos a los suyos.

Se sorprendió mucho por esa actitud, pero su hija estaba feliz y seguía adelante con sus planes para la ceremonia. Lo que no esperaba el padre es que el novio y su familia organizaran una reunión secreta para discutir algo que le pareció estar totalmente fuera de lugar y de otra época.

Los padres del novio hablaron sobre cómo arreglar una dote para permitiera que la futura esposa de su hijo no trabajar y se quedara en casa, como, según ellos, debía hacer una mujer.

Una dote es un pago monetario o intercambio de posesiones entregado por una novia a un novio en su matrimonio, históricamente se dice que transfiere la responsabilidad financiera de la novia a la familia del novio.

El padre de la novia, según explica el medio mencionado, quedó muy sorprendido de que le exigieran una dote en 2020. Sobre todo porque sabía que su hija no estaba de acuerdo con esos pensamientos y actitudes. Ella quería seguir trabajando y perseguir sus sueños.

Los padres de él, sin embargo, le dijeron que lo pensara y que no le mencionara la reunión a su hija, pero él ignoró sus súplicas y le contó todo.

Ella comenzó a llorar, diciendo que no sabía que su novio era tan sexista. Me preguntó qué podía hacer ahora, y yo le dije que no estaba obligada a nada y que podía cancelar su matrimonio si quería.

Eso es exactamente lo que pasó. Su novio y sus padres me llamaron diciendo que le quité el amor de su vida.

Además de eso, algunas de sus amigas (algunas eran damas de honor) dijeron que yo era un idiota por romper lo que habría sido un matrimonio saludable y perfecto. Pero lo que importa es la felicidad de mi hija“.

El hombre contó su historia en redes sociales y en portales como Reddit, al preguntarle si se había equivocado al aconsejar a su hija que interrumpiera la boda, un usuario respondió que “salvó a su hija de una vida infernal. Siento que haya tenido que pasar por eso”.

“Estoy seguro de que fue un shock darse cuenta de que su ex y sus casi suegros son unos imbéciles misóginos. Espero que esté bien. Siete años es mucho tiempo”, expresó otro usuario.

El post del padre recibió más de 2,400 comentarios

Por suerte, y según apunta el NY Times, actualmente las parejas están cambiando tradiciones matrimoniales anticuadas por opciones más innovadoras: celebraciones frente a la playa en lugar de ceremonias en la iglesia, amigos que ofician la ceremonia en lugar de líderes religiosos, y vestidos sencillos en lugar del vestido tradicional pomposo más propio de una quinceañera.

Otras tradiciones, ahora consideradas arcaicas (como la dote), también están siendo rechazadas.

“Muchos rituales tienen sus raíces en la superstición: eludir a los malos espíritus, proteger a la pareja o la esperanza de obtener buena fortuna”, dijo Amanda Miller, profesora asociada de sociología en la Universidad de Indianápolis. “Son rituales que destacan el desequilibrio de la igualdad de derechos entre los sexos”.

Gracias a la evolución progresiva, así como a las mejoras en los derechos de la mujer, se han eliminado las costumbres obsoletas de la mayoría de las ceremonias modernas.