Editorial: Los impuestos de Trump

Editorial: Los impuestos de Trump
Una investigación periodística del NYT revela finanzas de Trump.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Si a alguien le quedaba alguna duda sobre por qué durante tanto tiempo el presidente Donald Trump ha dado más de una vuelta y excusas para evadir la revelación de sus impuestos, ahora el panorama está más que claro con las pruebas contundentes que han salido a la luz de las triquiñuelas del mandatario en materia fiscal.

Gracias a un reporte periodístico, serio, amplio, meticuloso y de varios años, han quedado al descubierto las contribuciones mínimas, exposición a deudas millonarias, dudosas prácticas fiscales y posibles conflictos de interés del inquilino de la Casa Blanca.

La investigación amplia del periódico New York Times ha tenido acceso a documentos legales que entre otras cosas revelan, por ejemplo, cómo Trump evitó pagar impuestos durante más de una década y en 2016 y 2017 desembolsó apenas montos de 750 dólares.

Es una vergüenza que mientras la clase trabajadora e inmigrante del país -muchos incluso siendo indocumentados- tengan al día sus cuentas claras con el fisco, el presidente actual se burle del sistema y por ende del pueblo estadounidense.

El reporte describe una compleja madeja de negocios, ingresos, deudas y deducciones que han permitido al mandatario evitar pagar impuestos durante los últimos 20 años, pero también cómo una gran parte de sus negocios son sumideros de dinero que no aportan beneficios.

Sin embargo, pese a las pruebas presentadas, una vez más Donald Trump pretende engañar al país. En mayúsculas, como se conocen los “gritos” en un chat o red social, el presidente solamente se limitó a decir en Twitter su frase más común cuando algo no le favorece: “¡NOTICIAS FALSAS!”.

Pero el sol no se puede tapar con un dedo. Gran parte del país sabe que el “falso” es él. Quizá este informe periodístico no haga mella en su base fiel de votantes, pero ojalá que los indecisos y republicanos moderados tomen conciencia de lo peligroso que sería tener cuatro años más en Washington DC. a un presidente que además de evadir al fisco ha sido un agente activo para acrecentar las divisiones profundas en Estados Unidos.

El reporte también tira al lastre esa figura de “gran hombre de negocios” que ha vendido Trump. Según el Times el mandatario tiene más de $300 millones en préstamos e hipotecas a su nombre que vencen en los próximos cuatro años. Vaya coincidencia que ese es el tiempo que pretende seguir en el poder.

Vale hacer hincapié que Trump podría enfrentarse a la obligación de devolver $72.9 millones en impuestos que el IRS le reintegró. Este caso está pendiente de una auditoría. Es el colmo que la burocracia que maneja su expediente sea la misma que Trump supervisa. Es como poner al lobo a cuidar las ovejas.

Sin embargo, está en manos de los votantes tomar la decisión de expulsarlo de la Casa Blanca el 3 de noviembre. Este es un motivo más para abarrotar las urnas.