Pierde su empleo por estar tatuado, es maestro y los niños le tienen miedo

Según calculó el hombre, todos sus tatuajes le han tomado unas 460 horas realizarlos

El hombre más tatuado de Francia puede perder su empleo como maestro e infantes después de que un padre se quejó de su apariencia.

Sylvain Helaine tiene tatuajes en el cuerpo, la cara y la lengua. También se ha teñido quirúrgicamente los ojos de negro.

Helaine, de 35 años, todavía enseña a niños de primaria, de seis años en adelante.

Según informa la BBC, el niño cuyo padre se quejó no está en sus clases. Afirma que sus propios alumnos están “tranquilos” con su apariencia porque lo conocen.

“Sólo cuando la gente me ve desde lejos puede asumir lo peor”, dijo a la agencia de noticias Reuters

Helaine, quien también es conocido como “Freaky Hoody”, estaba enseñando en una escuela en Palaiseau, cerca de París, el año pasado cuando unos padres comunicaron que su hijo de tres años tenía pesadillas después de verlo.

Los padres del niño luego se quejaron a las autoridades educativas. Casi dos meses después, los funcionarios le comunicaron a Helaine que ya no podía enseñar a ese grupo de edad, una decisión que, según el maestro tatuado, es “bastante triste”.

Sus tatuajes, argumenta Helaine, podrían ayudar a enseñar a los alumnos a aceptar a personas que no se parecen a ellos.

“Los niños que me ven aprenden a tolerar a los demás. Cuando sean adultos, es menos probable que sean racistas u homofóbicos, y no mirarán a las personas discapacitadas como si fueran de un circo”, e dijo a BFM TV.

El señor Helaine estima que ha pasado unas 460 horas bajo la aguja del tatuador.
Esto incluye el procedimiento en sus ojos, por el que tuvo que viajar a Suiza porque es ilegal hacerlo en Francia.