Cómo se diferencian los tacos “americanos” de los verdaderamente mexicanos

Los tacos son el plato perfecto, deliciosos, versátiles y sin pretensiones. Aprende a diferenciarlos y descubre tus variantes favoritas

Cómo se diferencian los tacos “americanos” de los verdaderamente mexicanos
Los tacos mexicanos y americanos, son completamente diferentes. Descubre los elementos que hace a cada versión tan especial.
Foto: Shutterstock

Sin importar tu nacionalidad y el lugar del mundo en el que te encuentres, una vez que descubres los tacos: nada vuelve a ser igual. Se trata de uno de los platillos más emblemáticos y representativos de la gastronomía mexicana, son sencillos, sin pretensiones, versátiles y completamente irresistibles. Es un plato que ha evolucionado bastante bien a lo largo de los años y del cual se han creado todo tipo de versiones. 

Son tan populares que están disponibles en cada esquina en toda la República Mexicana, tanto en puestos en la calle, como en taquerías y restaurantes, según la región en la que te encuentres habrá un taco con elementos locales que lo hacen único y especial. Los clásicos de pastor y suadero son tacos muy de ciudad, mientras que los de cochinita pibil son un tesoro de Yucatán, el cabrito es típico de la zona norte de México y los de pescado un clásico de Ensenada y Baja California. 

Lo cierto es que este gran legado culinario mexicano ha traspasado fronteras, al grado que los tacos también son un platillo de lo más famoso en Estados Unidos. Esto ha causado que se desaten numerosas comparaciones entre los auténticos tacos mexicanos y las versiones estadounidenses. 

Lo primero que tienes que saber es lo siguiente: No tienen nada en común, son versiones completamente diferentes y resulta imposible compararlos. Para empezar cuando hablamos de tacos americanos de manera automática podemos decir que cuentan con muy pocas variaciones, mientras que de los tacos mexicanos existen infinitas combinaciones y propuestas. A la vez existen algunas marcadas diferencias que los

Principales diferencias entre los tacos americanos y mexicanos:

  • Probablemente la principal y más evidente diferencia entre estos dos tipos de tacos, es el tipo de tortillas que se utilizan. Es característico que los tacos americanos utilicen tortillas de harina y los mexicanos, se basan en el uso de tortillas de maíz (aunque existen algunas regiones con preparaciones típicas con tortillas de harina).
  • Otro aspecto fundamental es su consistencia, los tacos mexicanos son muy suaves y esto se debe en gran parte a que las tortillas suelen ser elaboradas con masa fresca al momento. Al estar recién hechas son inigualables, humeantes y muy suaves. Normalmente las tortillas con las que se elaboran los tacos americanos son versiones comerciales, algo secas y frías, normalmente se fríen y esto les da una textura crujiente.
  • En un tradicional taco mexicano nunca habrá lechuga, tomate, crema agria o queso fresco, estas guarniciones son típicas de los antojitos mexicanos. Los tacos americanos siempre se acompañan con estos elementos, de hecho son importantes en cuestiones de sabor.
  • El uso de queso es otro punto a considerar, es raro que un tradicional taco mexicano contenga queso; aunque es una opción a la que puedes acceder en la mayoría de las taquerías y son preparaciones que suelen tener un nombre diferente como los famosísimos “alambres”. 
  • El relleno es la parte más importante de un taco mexicano y es el complemento principal que le da identidad a cada variante. Se caracterizan por ser rellenos cárnicos, que se elaboran con técnicas milenarias y nunca son rellenos elaborados con carne molida o de hamburguesas, como es el caso de las versiones americanas. 
  • Existen elementos que hacen únicos a los tacos mexicanos y que no pueden faltar, entre los principales se encuentran: la cebolla blanca finamente picada, cilantro, piña (para los de pastor), gotitas de limón y todo tipo de salsas llenas de sabores, olores y personalidad. 
  • El mundo de las salsas que acompañan los tacos mexicanos es abundante y complejo. Existen todo tipo de salsas roja, verde, mixta, asada, cruda, o cocida. Es normal que en una taquería cuenten con 3 o 4 variantes de salsas, incluyendo alguna especialidad de la casa. También el guacamole puede ser un acompañamiento básico. 

Si bien cada uno es delicioso a su manera, los tacos mexicanos reflejan una inmensa riqueza y legado gastronómico. Y sin lugar a dudas el ritual de comerlos y disfrutarlos, es una maravilla que inclusive nos permite construirlos según nuestros gustos y preferencias: Resulta increíble esa libertad de elegir cómo quieres que sea tu taco.