FBI: secuestraron a abuelos de Nueva York a Canadá para cobrar deuda millonaria de drogas de su nieto

Parece un guión tragicómico de cine: los traficantes no sabían que la DEA había incautado la cocaína

FBI: secuestraron a abuelos de Nueva York a Canadá para cobrar deuda millonaria de drogas de su nieto
James y Sandra Helm
Foto: New York State Police/Facebook / Cortesía

Un grupo de narcotraficantes que intentaba recuperar 50 kilogramos de cocaína o su valor millonario en efectivo secuestró a los abuelos de un asociado en el norte de Nueva York, los transportó a través de la frontera canadiense a través de una reserva tribal y los mantuvo como rehenes durante dos noches.

Según el reporte policial, cuatro hombres de Quebec (Canadá) y uno de Plattsburgh (NY) enfrentan cargos de secuestro, confinamiento forzado y extorsión por el secuestro de James y Sandra Helm, quienes fueron sacados de su casa en Moira, localidad en Nueva York a unas 15 millas de la frontera con Canadá.

En la denuncia penal contra Graigory Brown (50), residente de Plattsburgh, un agente del FBI describió una desgarradora serie de eventos destinados a recuperar un escondite de drogas que, al parecer, ya había sido incautado por la Administración de Control de Drogas (DEA). 

El secuestro salió a la luz cuando James Helm, de 76 años, no se presentó a trabajar como superintendente de carreteras de la ciudad el pasado 28 de septiembre. Uno de los hijos de la pareja fue a su casa para ver cómo estaban y encontró la puerta principal abierta, pero no a sus padres, por lo que llamó a la policía estatal.

Un video de vigilancia cerca de la casa mostró una camioneta, luego identificada como del acusado Brown, llegando allí el domingo 27 por la noche. Un rastro del teléfono celular de Helm lo mostró progresivamente en una ciudad vecina alrededor de las 11 p.m., luego en la reserva Akwesasne Mohawk que se extiende a ambos lados de la frontera, y al final fuera del país.

El hijo que denunció la desaparición de la pareja recibió una llamada telefónica más tarde el lunes 28 de un hombre al que la policía llamó “Co-Conspirador A”, quien dijo que él y sus asociados tenían a los Helms y querían cambiarlos por 50 kilogramos (110 libras) de cocaína que “Individual-1” les había robado. Como alternativa, aceptarían $3,5 millones de dólares, el valor de la droga.

El documento judicial no identifica al “Individuo-1” ni especifica su relación con los Helms. Pero un nieto de la pareja, Macenzie Helm (28) y su madre, Michelle Helm, habían sido arrestados por agentes de la DEA en South Burlington (Vermont), una semana antes, cuando estaban transportando una bolsa de lona con cocaína para una organización más grande. La redada no fue publicada, por lo que aparentemente los traficantes no sabían que la DEA había incautado la cocaína.

El hijo de la pareja recibió una serie de llamadas y mensajes de texto adicionales, así como una foto de su madre sentada en una silla con su esposo a su lado, dijeron las autoridades.

Al rastrear la ubicación de los teléfonos celulares involucrados en el secuestro, la policía provincial de Quebec encontró la casa en Magog donde estaban detenidos los Helms y arrestó a cuatro hombres canadienses el 29 de septiembre.

Sandra Helm (70) dijo a los agentes del FBI que ella y su esposo habían sido llevados por carreteras y lagos con los rostros cubiertos con fundas de almohada o capuchas.

“Según la denuncia, Brown y sus co-conspiradores sometieron a la pareja de ancianos a una terrible experiencia”, dijo la fiscal federal interina Antoinette T. Bacon .

Una audiencia preliminar está programada para Brown el 15 de octubre en Plattsburgh. Los cuatro canadienses estaban detenidos para una audiencia de fianza el martes en un tribunal provincial en Montreal, reportó NBC News.