El coronavirus puede dañar las células testiculares, revela estudio

Esta condición puede causar infertilidad, advierte investigador

El coronavirus puede dañar las células testiculares, revela estudio
Los hombres pueden ser más afectados por el coronavirus que las mujeres.
Foto: Shutterstock
Guia de Regalos

La ciencia continúa descubriendo aspectos del comportamiento y de las consecuencias de sufrir la infección por SARS-CoV-2, un patógeno completamente nuevo para el espacio médico. Ahora, una investigación del Centro Médico Sheba, en Israel, ha señalado una secuela que afecta a un porcentaje de hombres que han cursado por COVID-19 con síntomas moderados o graves.

El coronavirus puede dañar las células testiculares, reveló el estudio que también evidenció que hay una disminución de hasta 50 por ciento en el volumen, la concentración y la motilidad (capacidad de movimiento) de los espermatozoides de los pacientes.

Estos efectos pueden prolongarse más allá de los 30 días después del diagnóstico positivo de coronavirus, pero no se sabe por cuánto tiempo más o si la afectación es reversible o permanente, explicó el líder de la investigación, el doctor Dan Aderka, a The Jerusalem Post.

Aderka realizó pruebas post mortem en 12 pacientes que sufrieron COVID-19 y encontró cambios entre moderados y severos en las células testiculares que producen testosterona y que apoyan el desarrollo de los espermatozoides.

“Como la maduración normal de los espermatozoides tarda de 70 a 75 días, es posible que si hacemos un examen de espermatozoides dos meses y medio después de la recuperación, observemos una fertilidad aún más reducida“, explicó Aderka a la publicación.

El especialista también describió que esta secuela del SARS-CoV-2 se debe a que el virus utiliza el receptor ACE2 para unirse a las células sanas del organismo y destruirlas, y ese receptor se encuentra en las células de pulmones, corazón, riñones y testículos. Además, la enzima conocida como TMPRSS2 ayuda al virus a unirse al receptor ACE2, y esa enzima es activada por la testosterona, lo que explicaría por qué la enfermedad suele ser más grave en hombres que en mujeres.

Aderka encontró esta afectación en alrededor del 13 por ciento de los varones con COVID-19 que examinó.