Latinos de Nueva York, entre los más vulnerables financieramente durante la pandemia del COVID-19

La falta de cuentas bancarias, ahorros y tarjetas impiden que miles de familias tengan una red de emergencia

Vecinos de El Bronx recibieron el pasado 30 de mayo, bolsas de alimentos distribuidas  por Gorayeb &  Associates,  los Abogados del Pueblo,  en ese condado.
Vecinos de El Bronx recibieron el pasado 30 de mayo, bolsas de alimentos distribuidas por Gorayeb & Associates, los Abogados del Pueblo, en ese condado.
Foto: Cortesía

Las familias más vulnerables financieramente en la ciudad viven en una amplia zona de el sur de El Bronx, el norte de Manhattan y el este de Brooklyn, áreas en las que hay una alta concentración de familias latinas y negras. Para ellos, esta precariedad de sus finanzas les convierten en las demografías más vulnerables de la ciudad según un estudio del Departamento de Atención al Consumidor y los Trabajadores de la Ciudad (DCWP).

El reporte se publica en la misma semana en la que el presidente Donald Trump, ha decidido postponer una ayuda a la población y a las empresas hasta después de las elecciones por no poder llegar a un acuerdo con los demócratas.

Mientras tanto, en estas áreas de la ciudad en las que viven familias con bajos ingresos los indicadores de la salud financiera están marcando altos niveles de urgencia para la ayuda. Estos indicadores según el DCWP, son una escaso acceso a la banca, poco o ningún ahorro para emergencias y nulo acceso al crédito (tarjetas). 

Al fallar ese colchón financiero en estos momentos de desempleo, la situación es mucho más grave como evidencian la alta demanda en los bancos de comida y los ‘billes’ de renta sin pagar en esas zonas.

Se estima que el 11% de la población de la ciudad carece de cuentas en un banco, frente al 6.5% del país, y tradicionalmente un grupo alejado de las entidades financieras son los latinos. Esto complica el depósito directo de ayudas, que es el camino más rápido y seguro para que lleguen a los bolsillos de los ciudadanos.

Muchos de los hogares que dicen que no tienen cuenta en un banco no lo hacen porque dicen que no tienen dinero suficiente. “Eso sugiere que los retrasos o barreras que hayan encontrado con los pagos de alivio del COVID-19 [el cheque de $1,200], ha empeorado la precariedad existente”, lamentan los autores del informe del DCWP.

Entre los barrios en los que se dan las tres circunstancias financieras negativas además de tener un mayor porcentaje de personas en con fuerte morosidad en las deudas están Bronxville y Ocean Hill, Bedford Park, Fordham North y South, Morris Height, Norwood, Central e East Harlem, Huntspoint, Longwood y Melrose además de Concourse, entre otros.

“Encontramos quien está pasándolo financieramente peor en este momento pero en esta situación está basada en las desigualdades en la raíz de este problema”, explicaba la comisionada de este departamento, Lorelei Salas. “Estos neoyorquinos no solo están en desventaja en patrimonio, ingresos y disparidades laborales, el COVID-19 les ha impactado en su salud y las de sus vecindarios”, lamentaba.

Salas considera que sin una cuenta bancaria en la que recibir el seguro de desempleo o los pagos de los estímulos, sin ahorros y sin acceso a una línea de crédito, la situación es más que precaria. “Estos neoyorquinos necesitan que el Gobierno Federal de un paso adelante con un alivio real y políticas que ayuden a las comunidades que puedan solucionar esta debilidad sistémica de nuestros vecindarios”, afirmó la comisionada.