Ajiaco colombiano, un tesoro nutricional y medicial lleno de tradición

Un platillo de inmensa tradición, de lo más completo y saciante. Se destaca por su alto valor energético y su perfecto equilibrio nutricional, que le confiere grandes beneficios terapéuticos

Ajiaco colombiano, un tesoro nutricional y medicial lleno de tradición
El ajiaco colombiano se elabora con pollo, tres variantes de papas, cebolla, maíz, guasca y crema de leche. Más nutritivo imposible.
Foto: Foto de Oriana Fotos en Pexels / Pixabay

El ajiaco es una preparación típica de diversos países de América del Sur, en concreto Colombia, Perú y Chile. Es un elemento muy importante en la gastronomía local y una de las sopas más famosas de América latina, según la región pueden variar los ingredientes y métodos de elaboración. Se trata de un caldo o preparado similar a la sopa que se elabora a base de pollo y una mezcla diversa de vegetales y hortalizas. Es un platillo que reúne una gran tradición, de manera original  y gran parte de su encanto es que suele servirse en tazones de barro artesanales. 

Es bien sabido que la comida latinoamericana se caracteriza por ser muy colorida y nutritiva. Y sin lugar a dudas el ajiaco sobresale como uno de los platillos más saludables, es una preparación cargada de nutrientes benéficos para el organismo. Entre sus principales bondades se destaca por su excepcional contenido en proteínas de alto valor biológico, las cuales son altamente digeribles y también  se relaciona con con un magnífico aporte en tiamina, vitamina B6, hierro, zinc y cobre. 

El ajiaco colombiano es una de las versiones más populares en el mundo, se trata de una de las sopas típicas de Bogotá, Colombia y se caracteriza por elaborarse con pollo en presas o desmenuzado, tres diferentes variantes de papas (criolla, pastusa y sabanera) y mazorca de maíz. Adicionalmente el ajiaco colombiano se caracteriza por el uso de guarniciones únicas que lo hacen muy especial y entre las principales se destacan los aderezos con los que se acompaña, que pueden ser venerados o despreciados: alcaparras, crema de leche y guascas, una hierba silvestre colombiana y que se relaciona con aportar un sabor muy peculiar. También es un plato que suele servirse con arroz blanco y una tajada de aguacate.

Gracias a su contenido en alimentos tan completos y nutritivos, el ajiaco colombiano es un tesoro nutricional, que se relaciona con grandes propiedades medicinales. Es una sopa muy saciante, que reconforta al organismo y lo mantiene hidratado. A la vez gracias a su contenido en vitaminas, minerales, proteínas de alto valor biológico y antioxidantes, hace que sea un platillo que fortalece al sistema inmunológico y un buen aliado en la prevención de enfermedades (sobre todo las causadas por virus y bacterias).

También se trata de una comida con un extraordinario contenido energético, en principio se debe a su contenido en tres variantes de papas que son consideradas una de las mejores fuentes de carbohidratos complejos y también son muy valoradas por su inigualable contenido en nutrientes esenciales y antioxidantes. Aportan buenos niveles de vitamina C, B3, B6 y B9, contienen minerales como el potasio, el manganeso y magnesio. Consumirlas al vapor como es el caso de está tradicional sopa, se relaciona con grandes aportaciones para la salud y entre las principales se encuentran sus beneficios para proteger al sistema cardiovascular, digestivo y también que son un maravilloso alimento para tratar anemia, deficiencias nutricionales y promueven la producción de glóbulos rojos en el organismo. Prepárate para la temporada de frío con este nutritivo, exquisito y cálido plato, el complemento ideal para entrar en calor y mantener fuerte al organismo durante el otoño e invierno. A continuación la versión fácil de la receta original ¡Disfruta!

¿Cómo preparar ajiaco colombiano?