Los restaurantes de NYC pueden cobrar ya un 10% más como recargo por costos de la COVID-19

Se teme que el recargo en la ciudad de Nueva York perjudique más aún a las propinas de los trabajadores

Los restaurantes de NYC pueden cobrar ya un 10% más como recargo por costos de la COVID-19
Los restaurantes de NYC solo pueden atender en el interior, de momento, al 25% de su capacidad./Archivo
Foto: Free-Photos / Pixabay

Este viernes entró en vigor la normativa que permite a los dueños de restaurantes de la ciudad de Nueva York cobrar un máximo del 10% más en el cheque del servicio de comidas. Se trata de un recargo para la recuperación por los costos que está ocasionando la COVID-19 y es opcional. Los dueños deciden si usarlo o no.

Si se opta por hacer este recargo tiene que quedar muy claro el porcentaje en el menú para que los clientes estén avisados y en la cuenta que se les presente cuando abonen su consumo. La intención es compensar las pérdidas y los costos de adaptación de estos negocios que solo pueden atender a un 25% de su capacidad en el interior de sus locales y en las calles y aceras.

Atender en las calles está obligando a nuevas inversiones cuando los ingresos no son elevados.

Este recargo estará vigente hasta 90 días después que los restaurantes tengan la autorización para la total ocupación interior algo que dependerá de la evolución de la COVID-19.

Desde One Fair Wage, una organización nacional que representa a los trabajadores de la industria de servicios se lamenta que esta ley haya entrado en vigor en un momento en el que puedan salir perjudicadas las propinas de los trabajadores. La crisis también perjudica a los clientes y este grupo explica que un 27% de personas han admitido que darían menos propinas si tuvieran que pagar un 10% más en el cheque.

Saru Jayaraman, Presidenta de One Fair Wage dice que hay que apoyar a la industria del restaurante en esta crisis sin precedentes pero “no podemos centrarnos solo en los dueños a expensas de los trabajadores. Esta organizadora explica que las propinas ya han caído entre un 50% y un 75%.

“Antes de la pandemia los trabajadores que reciben propinas ya tenían problemas para sobrevivir con un salario submínimo que les fuerza a depender de lo que es dejen los clientes para llegar al salario mínimo”, recuerda Jayaraman. Estos trabajadores están sufriendo una fuerte rebaja de sus ingresos, tienen por ello problemas financieros y se tienen que exponer al virus y a la vez ser quienes pidan a los clientes que mantengan las distancias y usen las mascarillas, dice Jayaraman.

Desde esta organización se considera el recargo una buena idea siempre que el restaurante pague al menos el salario mínimo porque las propinas van a sufrir de nuevo para “trabajadores que ya están haciendo frente a una catástrofe financiera”.