Ayelin Iczae, la menor de 13 años que fue hallada en pedazos a unos 200 metros de su casa en Guerrero

Las circunstancias de la muerte de la jovencita, cuyo cadáver fue devorado por animales, se desconocen

Ayelin Iczae, la menor de 13 años que fue hallada en pedazos a unos 200 metros de su casa en Guerrero
Luces de una patrulla de Policía.
Foto: Edward Kimmel / Wikimedia Commons

Ayelin Iczae Gutiérrez, la menor de 13 años que desapareció la semana pasada en Tixtla, Guerrero, fue hallada en pedazos a unos 200 metros de su casa este lunes.

Medios mexicanos como El Sur reportaron esta semana que los restos de la víctima fueron encontrados al lado de un arroyo en la barranca Chichipico, en la colonia Candelaria.

Al conocer la noticia, los parientes de la menor suspendieron la conferencia de prensa que tenían programada para exigirle al gobernador Héctor Astudillo Flores y a la alcaldesa Erika Alcaraz Sosa establecer el paradero de la joven.

A raíz del hallazgo, los familiares de la fallecida acudieron a una reunión con la presidenta municipal en la que le insistieron que no iban a permitir que se llevaran el cuerpo de la menor, ya que temían que las autoridades tardaran en la entrega del cadáver como resultado de los trámites investigativos.

Alcaraz Sosa se comprometió a intervenir y “acompañarlos a Semefo para que nos entreguen rápido el cuerpo de su hija”.

Fue a las 8 a.m. de ayer que familiares de la víctima y localizaron el cuerpo de la menor que desapareció el jueves pasado.

Los buscadores indicaron que aunque ya habían recorrido esa zona, no habían encontrado nada, por decisión de los parientes volvieron examinar el área hasta que dieron con los restos.

Cadáver devorado por animales

Parte del cuerpo de Gutiérrez había sido comido por animales.

Peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) con apoyo de canes de búsqueda y rescate, recogieron los restos de la menor, y trasladaron el material al Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo para la necropsia de ley.

De acuerdo con el reporte de El Sur, fuentes de la FGE informaron que entre los restos óseos de la menor, estaba una pierna completa, otra semicompleta, un cráneo, los pies, calcetines y tenis. El resto del cadáver habría devorado por animales.

Familiares de la menor relataron que a eso de las 4 p.m. del jueves pasado, la madre de la joven habló con ella por teléfono y acordaron verse sobre la carretera para ir a comer juntas.

La pequeña tomó un atajo para llegar más rápido y se metió a la barranca Chichipico, y ya no supieron más de ella.