Anciano discapacitado libra una segunda guerra para no ser desalojado

Atanacio Ortíz, un salvadoreño que ha vivido en un apartamento de renta estabilizada en Brooklyn clama por su derecho a vivir donde ha residido por más de tres décadas

Anciano discapacitado libra una segunda guerra para no ser desalojado
El salvadoreño Atanacio Ortiz, en la entrada del edificio donde vive, en Brooklyn.
Foto: HDFC / Cortesía

NUEVA YORK.- Cuando Atanacio Ortíz huyó hace 36 años de la guerra civil de El Salvador, pensó que su calvario había terminado al llegar a Nueva York. Hoy, el salvadoreño encara otra guerra para evitar ser desalojado del apartamento de renta estabilizada en el que ha vivido desde llegó a la Gran Manzana.

“Yo no entiendo cual es la razón por la que quieren desalojarme. Pago mi renta puntual, no tengo líos con nadie. Este apartamento lo he conservado por 30 años y desde hace 4 años me tienen en corte con una demanda de desalojo y quieren que yo me vaya a toda costa”, dijo con frases entrecortadas y visiblemente triste este salvadoreño de 66 años, que, además se encuentra discapacitado.

El hombre vive con su hijo Romeo Ortiz, de 34 años, quien es maestro. El apartamento está localizado en el 331 Keap Street, un área tradicionalmente identificada como “Los Sures”, localizada en el vecindario Williamsburg de Brooklyn.

Líderes comunitarios se oponen al desalojo de ancianos en plena pandemia de COVID-19

“Yo me mude aquí en los años 90 huyendo la guerra en mi país. Cuando llegué a esta área, era una zona a la que muy pocas personas querían mudarse, porque había mucha criminalidad, mucha drogadicción, mucha basura, casas abandonadas, edificios quemados. El área no tenía valor económico. Ahora, los inquilinos que peleamos para quedarnos aquí, somos los que le dimos alto valor al área”, explica Ortíz.

En efecto, la zona viene experimentando una explosiva reactivación desde hace más de una década en que muchos residentes del Bajo Manhattan decidieron cruzar a Williamsburg. Los propietarios han aprovechando el auge para desalojar a los viejos inquilinos para alzar la renta a los que están llegando. Esta es la experiencia que está viviendo Ortíz hoy.

“Nosotros los inquilinos más antiguos somos acosados por los caseros. Ellos lo hacen por razones de ingresos económicos. Así como yo estoy siendo acosado, otros vecinos también son acosados, y otros caseros también lo hacen”, resume el anciano que advierte que continuará luchando para defender su derecho de quedarse allí.

Respaldo de la comunidad 

Este miércoles, miembros de la Asociación de Inquilinos del 331 de Keap St. y activistas de varias organizaciones comunitarias hicieron una manifestación frente al edificio en el 331 de Keap Street para expresar su respaldo a Atanacio Ortíz y exigir al propietario desista de sus intentos de desalojarlo en medio de la pandemia de COVID-19.

La Asociación de Inquilinos del edificio dijeron que el caso de Ortíz es solo uno de tantos casos de ancianos a quienes defienden de los desalojos que están impulsando los propietarios en Williamsburg, Brooklyn.

Miembros de la Asociación de Inquilinos del edificio 331 Keap Street, en contra del desalojo.

“La comunidad está siguiendo de cerca este caso. El año pasado obtuvimos una gran victoria cuando se aprobó la Ley de Estabilidad de Vivienda y de Protección al Inquilino (HSTPA) y se eliminó el “bono de desalojo”, que permitía aumentos de alquiler cuando un apartamento está desocupado”, dijo Lucas Rénique, organizador de Southside United HDFC-Los Sures.

Rénique agregó que se esperaba que conexos logros se pondría fin a casos de desalojo como el de Atanacio Ortíz, los que, dijo, “desestabilizan y suponen una gran cargan en las vidas de los inquilinos”.

Según Rachel Nager, abogada de Communities Resist, después retrasos en los procedimientos de desalojo debido al cierre de las cortes debido al COVID-19 e inclusive la moratoria de desalojo que fue aprobada, Ortíz está programado para un juicio de desalojo a finales de este invierno.

Nager, quien representa a Ortíz en el Tribunal de Vivienda, confirmó que este es el segundo juicio que encara el refugiado salvadoreño en la Corte de Vivienda, después de que se ordenó la anulación del primero.

La firma ICON Realty fue el propietario original del edificio del 331 de Keap Street y lo vendió en la primavera de 2019 a West 8 St Associates, que lo compró por $ 15,5 millones de dólares y es la que inició el actual proceso de desalojo.

“Es confuso por qué cualquier propietario querría continuar con este caso después de la aprobación de la HSTPA, que hizo ilegal la desregulación de apartamentos con renta estabilizada. Yo, como abogada del señor Ortíz, estoy decepcionada de que el caso de desalojo contra él continúe en curso y continuaré luchando por su hogar”, agregó por su parte la defensora Nager.

En el Departamento de Preservación y Desarrollo de Vivienda (HPD), Soonbin Kim aparece como titular de la empresa West 8 St Associates. Tras varios intentos Kim no pudo ser localizado para que diera su versión sobre el caso de desalojo de Atanacio Ortíz.

Además de la Asociación de Inquilinos del edificio 331 Keap Street, se sumaron las organizaciones Southside United HDFC-Los Sures, Los Sures Lucha, Communities Resist, Inc. y United Neighbors Organization.