¿Por qué Florida es un estado clave en estas elecciones y qué importancia tienen los votantes puertorriqueños?

Desde el 1992, el estado de Florida es uno de los que determina quién será el presidente de Estados Unidos

¿Por qué Florida es un estado clave en estas elecciones y qué importancia tienen los votantes puertorriqueños?
Votantes en un centro electoral en Miami, Florida.
Foto: Rhona Wise / EFE

Desde el 1992, el estado de Florida es uno de los que determina quién será el presidente de Estados Unidos y ningún candidato del Partido Republicano ha prevalecido en la contienda sin contar con el respaldo electoral de esa demarcación desde 1924.

La clave está en que Florida cuenta con 29 votos del Colegio Electoral, entidad que al final es quien elige de manera indirecta al presidente de los Estados Unidos.

Parte de los 270 votos necesarios del total de 538 requeridos para que un candidato prevalezca en el Colegio Electoral provienen del “Estado del Sol”.

Solo California y Texas superan a Florida, con 55 y 38 votos, respectivamente.

Otro detalle de la importancia de Florida en las elecciones es que un “estado de lanzamiento” o “toss-up”, lo que significa que no es linealmente de un partido, sino que cambia casi con cada elección.

El reporte de NBC 2 este martes indica que Florida votó republicano en el 2000 y en el 2004. Pero en el 2008 prevalecieron los demócratas, así como en el 2012. En el 2016, Trump se quedó con el estado.

Lo anterior explica a su vez el interés de los candidatos presidenciales en este bastión y su presencia en Florida durante las últimas semanas de campaña.

La composición poblacional de la jurisdicción y el creciente ingreso de puertorriqueños también inciden en el proceder de los aspirantes.

Parte del discurso tanto de Joe Biden como de Trump ha sido dirigido a la comunidad puertorriqueña.

Los residentes de Puerto Rico, territorio estadounidense desde hace más de un siglo, aunque con ciudadanía del país del norte no pueden votar por el presidente a menos que se encuentren en algún estado.

Ahí es donde entra el interés de los políticos. Solo en Florida, más de 850,000 boricuas que salieron de la isla pueden votar, equivalente a un 27 % del electorado del “Estado del Sol”, de acuerdo con un reporte de Tampa Bay Times.

Los candidatos han movilizado a sus respectivos equipos para tratar de adelantar sus posibilidades.

Una de las presentaciones más memorables de Biden fue durante el Mes de la Herencia Hispana en Kissimmee, en la que artistas como Luis Fonsi y Ricky Martin participaron exhortando a los boricuas y a los latinos en general a que voten por el demócrata.

Trump por su parte recibió el endoso de la gobernadora de la isla, Wanda Vázquez, y de la actual comisionada residente, Jennifer González, ambas del oficialista Partido Nuevo Progresista. Poco después de haber sido diagnosticado con coronavirus, el presidente encabezó un evento en el aeropuerto de Sanford, no muy lejos de Orlando, centro de la comunidad boricua en la demarcación.

Pero, los puertorriqueños no son el único grupo hispano que podría definir las elecciones. Los cubanoestadounidenses también son un reto para los políticos, particularmente para Biden, ya que este sector inclina su voto hacia Trump.

Este martes, los centros de votación abrieron sus puertas en Florida para el poco menos de un 40 % de floridanos registrados que no sufragó por adelantado o por correo en las elecciones.

Medios como la agencia Efe señalan que el voto de los electores “independientes”, los no registrados ni como republicanos o demócratas, también sería clave en la contienda.

Alrededor de un 64 % de los registrados para votar ya completó el proceso, lo que significa casi dos millones más que en las elecciones de 2016, pero aun así este martes se veían filas en los centros de votación en Miami.

Partiendo de la premisa de que los registrados como republicanos votan todos por Trump y los demócratas por Biden, el Partido Demócrata cuenta con un 39.1% de los votos por correo y anticipados y el Republicano con un 37.8 %, mientras que los que votan por otros partidos o están registrado como independientes son el 23 %, según datos del Florida Division of Elections.