Por qué las mamparas de plástico no son tan seguras como el cubrebocas para protegerte del COVID

Las mamparas de plástico son un buen complemento para los cubrebocas, pero no se puede prescindir de ellos

Por qué las mamparas de plástico no son tan seguras como el cubrebocas para protegerte del COVID
Para mayor protección, se recomienda el uso de las mamparas acompañadas del cubrebocas.
Foto: Shutterstock

Las mamparas de plástico se han popularizado mucho durante la contingencia sanitaria por el Covid-19 al servir como protección mientras nos desplazamos por espacios públicos. Hay personas que optan por ellas y relegan los cubrebocas, una acción dudosa y potencialmente peligrosa.

Según Healthline, estos protectores faciales sí pueden ofrecer cierta protección contra los estornudos y los episodios de tos, pero no al mismo nivel que los cubrebocas, por lo que son complementos que nos protegerían menos que ellos.

¿Cuál es el punto débil de las mamparas de plástico?

Mampara
No usar el cubrebocas o los protectores faciales de forma correcta puede poner en riesgo nuestra salud. Fuente: Shutterstock

En efecto, las mamparas de plástico o protectores faciales son útiles para prevenir el contagio por Covid-19 en la medida en que evitan que las gotículas expulsadas al hablar, estornudar o toser lleguen a la boca y nariz de otras personas, las cuales son las principales vías de entrada del virus.

Sin embargo, vale recordar que las gotas se mantienen en el protector mientras este no se limpie. Por ende, el usuario del protector facial pudiera inhalar las gotículas a través de las áreas abiertas del visor, generando así la infección.

¿Cómo usar las mamparas de plástico?

Hay puntos clave en el uso de mamparas de plástico, cuya práctica permite sacar el máximo beneficio de ellos. Tres de esos principios son los siguientes:

Usar el protector facial con el cubrebocas

Cubrebocas
El riesgo de contagio es mayor si se usa únicamente una mampara. Fuente: Shutterstock

Como las autoridades sanitarias han señalado, no hay tal cosa como demasiadas medidas para protegerse del Covid-19. Por ende, usar el protector facial sobre el cubrebocas es una estrategia que te protegerá todavía más de esta enfermedad.

Es recomendable que se utilicen en conjunto para que las gotículas producto de los estornudos o la tos no tengan oportunidad de ingresar a la nariz y los ojos. En otras palabras, usar el protector facial sin el cubrebocas incrementa el riesgo de contagio.

Asegurarse de que el protector facial esté bien ajustado

Tener el protector facial bien ajustado garantiza que el instrumento cumpla su función. La idea es que lo uses al nivel de la barbilla, o un poco debajo de ella. El protector facial también debería estar cerca de las orejas.

Limpiar y desinfectar el protector facial después de cada uso

Es preferible valerse de las instrucciones del fabricante para limpiar y desinfectar el protector facial. Si no las hay, puedes limpiar con un detergente neutral y agua caliente para remover todo residuo visible. Posteriormente, aclara con agua limpia.

Para desinfectar, es preferible que uses una solución a base de cloro dado que el alcohol puede dañar la integridad de la mampara de plástico. Aclara con agua fría para remover todo residuo.

Finalmente, se recuerda que es vital que se sigan las instrucciones del personal médico sobre el uso correcto del cubrebocas y los protectores faciales, esto de modo que no se comentan errores que puedan poner nuestra salud o la de nuestros seres queridos en riesgo.

También te puede interesar:

¿Cuáles son los 5 tipos de anticuerpos y cómo protegen nuestro organismo?

¿Cómo se diferencias las enfermedades respiratorias?

¿Cómo afectará el invierno el contagio de Covid-19 en Estados Unidos?