Estos son los principales mitos acerca de las dietas vegetarianas y veganas

Seguir una dieta vegetariana no siempre es sinónimo de alimentarse saludablemente. Muchos mitos giran entorno a este estilo de vida, conoce los principales y encuentra el equilibrio

Estos son los principales mitos acerca de las dietas vegetarianas y veganas
El éxito en cualquier dieta que se decida emprender, radica en la calidad de los alimentos que consume cada individuo.
Foto: Shutterstock

Hoy en día cada vez más personas están interesadas en seguir una dieta basada en plantas, lo cierto es que en los últimos meses todos hablan sobre sus inigualables beneficios para la salud y longevidad. Sin embargo también es un tema que ha causado cierta controversia y del cual existen muchos mitos.

La realidad es que hace relativamente poco en Estados Unidos el vegetarianismo era considerado una opción de estilo de vida muy restrictivo e inclusive marginal, más cuando se trata de corrientes veganas. Lo cierto es que evitar el consumo de alimentos de origen animal, puede causar cierto furor en algunas personas y es así como empiezan a surgir ciertos mitos y medias verdades. Es por ello que se ha vuelto muy normal que el veganismo y el vegetarianismo se malinterpreten, te invitamos a conocer las principales falsas creencias sobre este estilo de vida.

1. Seguir una dieta a base de plantas siempre es saludable

En los últimos años han salido a la luz diversos estudios en los que se avala la relación entre el consumo de carne roja y diversas afecciones de salud, de hecho se ha comprobado que el consumo de carnes rojas procesadas es un hábito alimenticio, que se asocia con un mayor riesgo de padecer cáncer de colon, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes. De tal manera que esto podría sugerir que seguir una dieta basada en plantas es mejor para la salud, sin embargo es importante entender que no toda la carne es roja, ni todas las dietas vegetarianas o veganas son saludables. Un ejemplo algo extremo podría ser una persona que come solo papas fritas, estaría siguiendo una dieta vegana completamente nociva para la salud. Es por ello que como con cualquier otra dieta que se decida seguir, sus beneficios y buenos resultados dependen completamente de la calidad de los alimentos que consume cada individuo. Adicionalmente la carne blanca magra y el pescado, no tienen nada que ver con los efectos que se relacionan con un alto consumo de carnes rojas y procesadas. También vale la pena analizar a detalle la gama de productos vegetarianos disponibles en el mercado actualmente, se cuenta con un estudio realizado en Reino Unido que comprueba que algunos de estos productos pueden asociarse con un alto contenido en sal y aditivos que resultan nocivos para la salud.

2. Ser vegetariano garantiza la pérdida de peso

Por desgracia, no. Como lo mencionábamos anteriormente seguir una dieta vegetariana no es sinónimo de alimentarse saludablemente y de hecho cuando no se realizan con consciencia, pueden llevarnos a consumir miles de calorías adicionales sin estar relacionadas con el consumo de productos de origen animal. Es bien sabido que la clave para perder peso con éxito se asocia con una restricción calórica saludable y la actividad física, y en ningún momento requiere evitar el consumo de productos de origen animal. Sin embargo se cuenta con referencias interesantes, que avalan los beneficios de seguir una dieta balanceada basada en plantas para promover la pérdida de peso. Tal es el caso de un trabajo de investigación publicado en Translational Psychiatry, en el cual se encontraron pruebas sólidas de los efectos beneficiosos a corto o moderado plazo de las dietas a base de plantas frente a las dietas convencionales sobre  conceptos como: el peso corporal, el metabolismo energético y la inflamación sistémica. También se cuenta con un estudio publicado en BMJ Open Diabetes Research and Care, analizó el impacto de las dietas a base de plantas en las personas con diabetes, que entre otros beneficios, los investigadores encontraron que seguir estas dietas se asocia con una “mejora significativa” en el peso corporal. 

3. Los vegetarianos y veganos, no obtienen suficientes proteínas

Sin lugar a sudas este es uno de los mitos más populares acerca de las dietas vegetarianas y veganas, y cabe mencionar que es del todo falso. La dieta vegetariana está repleta de fuentes de proteínas, que resultan muy poderosas nutricionalmente hablando. En el caso concreto de las personas vegetarianas que se permiten consumir productos lácteos y huevos, están obteniendo una fuente importante de alimentos ricos en proteínas y otros valores importantes. Por otra parte aquellos que no tienen permitidos estos grupos de alimentos, también tienen maravillosas fuentes de proteína vegetal y que resultan un gran aliado por su alto contenido en fibra y gran potencial saciante. Tal es el caso de productos como el seitán, tofu, garbanzos, frijoles, lenteja, espelta, espirulina, quinoa, avena, arroz salvaje, semillas y nueces. Inclusive las proteínas también se pueden encontrar en algunos vegetales, como es el caso de las espinacas, espárragos, brócoli, alcachofas, papas, guisantes, coles de Bruselas y camote.

4. No puedes aumentar la masa muscular, sin carne

Otro de los mitos más famosos y que de cierta manera se relaciona directamente con el punto anterior acerca de las proteínas. Es cierto que el nutriente más importante para desarrollar músculo son las proteínas, las cuales es una realidad que se pueden encontrar de maneras más evidentes en productos de origen animal como es el caso de la carne roja, pollo, pescado, carne de cerdo, huevos y lácteos. Sin embargo esto bajo ninguna circunstancia quiere decir que son la única fuente, al contrario existe un mundo fascinante de proteínas de origen vegetal por descubrir.

5. El consumo de lácteos es esencial para tener huesos fuertes

Lo primero que debemos aclarar es que los lácteos como tal no son fundamentales para tener huesos fuertes, sin embargo el calcio sí lo es. De hecho es un mineral que se relaciona con una larga lista de importantes funciones corporales, como es el caso del mantenimiento de la presión arterial, la contracción muscular, la transmisión de señales a través de los nervios y la coagulación de la sangre. Es por ello que para cualquier persona, de manera más específica en el caso de los veganos es clave asegurarse de obtener los niveles adecuados de calcio a través de las fuentes vegetales. Sucede lo mismo que con las proteínas, existen muchas alternativas vegetales para obtener calcio como es el caso de alimentos a base de soja, frijoles, lentejas, guisantes, espinacas, nabos, higos, lino, chía, semillas de sésamo, algas y algunas nueces, en particular las almendras.

6. No puedes obtener vitamina B12 en una dieta vegetariana

Otro de los mitos más grandes, es cierto que muchos vegetarianos y veganos complementan su alimentación con la ingesta de suplementos de vitamina B12, sobre todo con el objetivo de asegurar los niveles adecuados en este nutriente tan importante. Sin embargo en los casos de los vegetarianos que no son estrictos, es posible obtener esta vitamina a través del consumo de productos lácteos y huevos. También se cuenta con otra alternativa que son los productos veganos que están fortificados con vitamina B12, como es el caso de algunos cereales, tofu, leches vegetales y mantequillas de frutos secos.