Así se contagiaron de coronavirus 1,271 marineros jóvenes y sanos a bordo de un portaaviones nuclear de EEUU

La mayoría eran asintomáticos y su edad media era de 27 años

Así se contagiaron de coronavirus 1,271 marineros jóvenes y sanos a bordo de un portaaviones nuclear de EEUU
La tripulación del portaaviones nuclear USS Theodore Roosevelt en diciembre de 2019.
Foto: Getty Images

Se sabe que las personas mayores de 60 años y las que son poco saludables son más vulnerables a sufrir graves consecuencias o la muerte derivadas de la infección por SARS-CoV2, pero el caso de un brote de COVID-19 a bordo de un portaaviones de la Marina estadounidense demuestra que la población joven también puede contagiarse, contagiar a otros al no presentar síntomas, requerir hospitalización e incluso morir.

¿Qué tan fuerte y saludable puede ser un miembro de la Marina en servicio? Pues 1,271 marineros jóvenes y sanos se contagiaron de coronavirus a bordo de un portaaviones nuclear de EEUU entre marzo y mayo pasados.

Políticamente, este brote terminó con el despido del capitán Brett Crozier, quien desestimó las advertencias de su tripulación sobre la presencia de la enfermedad. Pero desde el punto de vista de salud, representa una muestra de que los jóvenes también están en riesgo y pueden contagiar a las personas vulnerables a su alrededor.

Un 77 por ciento no tenía síntomas

Una investigación publicada en el New England Journal of Medicine señala que de las 4,779 personas que viajaban en el portaaviones nuclear USS Theodore Roosevelt entre el 23 de marzo y el 18 de mayo de 2020, 1,271 (un 26.6 por ciento de la tripulación) dio positivo a coronavirus. De ellos, la mayoría, 978 de los 1,271 (76.9 por ciento), no presentaban síntomas al momento de realizarse la prueba de laboratorio. Casi la mitad, es decir, 572 marineros, permanecieron asintomáticos; 293 fueron sintomáticos todo el tiempo y 406 fueron presintomáticos.

La edad promedio de la tripulación era de 27 años de edad y su estado de salud cumplía con los estándares de la Marina de Estados Unidos. La enfermedad se difundió rápidamente a lo largo de cinco semanas; 23 jóvenes enfermos de COVID-19 requirieron hospitalización, cuatro fueron tratados en cuidados intensivos y uno más murió.

El papel de los asintomáticos

Los investigadores, que monitorearon a todos los miembros de la tripulación por un mínimo de 10 semanas, aseguran que la transmisión del virus “se vio facilitada por las condiciones de espacios reducidos y por miembros de la tripulación infectados asintomáticos y presintomáticos”, pues “casi la mitad de los que dieron positivo por el virus nunca tuvieron síntomas”.

Los miembros de la tripulación que trabajaban en la sala de máquinas y otras áreas confinadas del barco enfrentaron un mayor riesgo de infectarse que sus compañeros en la cubierta. Entre los síntomas comunes reportados por quienes sí los experimentaron se encuentran dolor de cabeza, tos, congestión nasal, alteraciones del gusto y el olfato, dolor de garganta, dolor corporal, dolor o presión en el pecho, falta de aire y fatiga.

El estudio hace una importante comparación entre los casos asintomáticos a bordo del USS Theodore Roosevelt y los jóvenes en la vida civil: “Los miembros de la tripulación no sintomáticos o levemente sintomáticos jugaron un papel importante en la rápida propagación del brote, al igual que los adultos jóvenes con infección asintomática parecen contribuir a la propagación en la población civil“.

A partir de este brote la Marina de EEUU ha tomado medidas para minimizar el riesgo de contagio de coronavirus entre sus miembros, apunta el reporte.