Amargura en el adiós

Trump tiene claro que pase lo que pase, el 20 de enero de 2021 comienza el nuevo período presidencial,

Amargura en el adiós
El presidente Donald Trump se rehúsa a decir adiós de manera honorable.
Foto: Chris Kleponis / POOL/EPA / EFE

Aunque el triunfo del Demócrata en las elecciones del 3 de noviembre es claro, el presidente Donald Trump se rehúsa a decir adiós de manera honorable y entregar oficialmente información al nuevo gobierno tras el triunfo de Joe Biden.

Trump sabe que ya ganó un espacio en la historia como el presidente 45° de la nación más poderosa del mundo, pero alega que el cuento no ha terminado porque el conteo de votos continúa.

Y los funcionarios de Trump no permiten que se inicie el proceso de empalme o la sucesión para que el futuro gobierno tenga clara la tarea y los retos que enfrentará en los próximos cuatro años.

Es usual la cortesía del presidente saliente de invitar a la oficina Oval a una taza de café al sucesor, y mostrarle, incluso donde queda el baño, pero ¡Biden ya sabe eso!

Ahora de lo que se trata es de información clara para el empalme y saber cómo resolver temas clave como el coronavirus, la vacuna contra el virus que salve a millones de estadounidenses y el estado de la economía tras la pandemia, o cómo ayudar a millones de desempleados para que puedan recuperarse y volver a trabajar.

El señor Trump tiene claro que pase lo que pase, el 20 de enero de 2021 comienza el nuevo período presidencial, pero alega que con tantas boletas electorales enviada por correo, ese retraso en el conteo de votos no le permite reconocer la victoria de su contrincante, y eso incrementa la tensión.

En Twitter, Trump habla de supuesto fraude, sin presentar pruebas creíbles, sobre un proceso electoral que fue complejo por las dificultades de la pandemia. Y con demandas espera que las Cortes le reconozcan el triunfo que las urnas le negaron. 

Parte del problema es la doble sorpresa del señor Trump, puesto que no esperaba ganar en 2016 sobre Hillary Clinton, y ahora lo sorprende la derrota frente al sucesor de Barack Obama.

Biden ya fue reconocido como presidente electo por líderes mundiales que no creen en el supuesto fraude y que lo llamaron para felicitarlo por el triunfo tras superar los 270 votos de los 538 que necesitaba ganar del Colegio Electoral. 

Lo que no sabemos es si Trump finalmente aceptará los resultados después del 8 de diciembre cuando según la ley federal, lleguen al llamado “puerto seguro” las certificaciones de los distritos electorales sobre los resultados, para definir cuántos delegados obtuvo la fórmula Joe Biden/Kamala Harris y que el 14 de diciembre el Colegio Electoral oficialice la elección.

(La autora -que utiliza un pseudónimo- es una periodista radicada en Nueva York)