Por qué debes pensar dos veces antes de comer pizza del día anterior

Todos hemos comido rebanadas de pizza del día anterior, es una usual y deliciosa costumbre. Sin embargo ¿Es saludable? Descubre la opinión de los expertos

Por qué debes pensar dos veces antes de comer pizza del día anterior
La USDA establece claros parámetros acerca de la conservación de alimentos perecederos como la pizza.
Foto: Pexels

Gran parte del encanto de pedir una pizza a domicilio, es elegir el tamaño extra grande y guardar algunas tentadoras sobras para los días siguientes. Si bien reservar algunas rebanadas de pizza es un acto que parece indefenso y delicioso, no siempre es del todo saludable.

Prácticamente todos acostumbramos dejar la caja de pizza sobrante en la mesa de la cocina y conservarla en su propia caja, para comerla después. Se cree que muchas personas evitan refrigerarla pues consideran que “se hace dura”, sin embargo la pizza puede volver se un alimento inseguro según las condiciones en las que fue almacenada.

Lamentablemente dejar la pizza a temperatura ambiente, es una práctica que puede poner en riesgo la salud. Según información liberada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), permitir que la pizza permanezca inactiva por más de dos horas la vuelve un alimento muy propenso al desarrollo de bacterias patógenas y hace que no sea seguro comerla. Sin importar la variante de pizza, si contiene queso, carnes, embutidos o vegetales, el riesgo es el mismo pues la pizza es catalogada como un alimento perecedero. 

La norma establecida por la USDA, señala que todas las comidas perecederas no deberán de permanecer a temperatura ambiente durante la noche y por no más de dos horas, de lo contrarío aumentará el riesgo de padecer alguna intoxicación alimentaria. A la vez señalan que en todo alimento perecedero existe una “zona de peligro” y que se refiere a aquellas comidas que han sido almacenadas a una temperatura entre 40 y 140º Fahrenheit (es decir entre 4 y 60ºC). De tal manera que el número de enfermedades transmitidas por alimentos en zona de peligro, tiende a duplicarse cada 20 minutos. 

También se cuenta con información que existen ingredientes básicos en la pizza que hacen que sea un alimento más propenso al crecimiento de bacterias, cuando se conserva a temperatura ambiente; tal es el caso específico de la salsa de tomate, los tomates frescos, los mariscos y el queso. 

La buena noticia es que según la USDA refrigerar la pizza es la solución para disfrutar del gusto culposo de recalentar las rebanadas sobrantes. La única regla es que deberá estar en todo momento en refrigeración a una temperatura inferior a los 40º Fahrenheit (menos de 4.4 ºC) y se establece como tiempo seguro un máximo de cuatro días. Para recalentarla, las recomendaciones son hacerlo a una temperatura de 74º C para eliminar cualquier microorganismos que pudiera vivir en los alimentos. Ahora ya lo sabes, la única alternativa segura para comer sobras de pizza es conservarla en refrigeración.