Se libra de la deportación inmigrante detenido en parada de bus de Greyhound “por su apariencia latina”

Edgar Solano estaba en la fila para abordar cuando dos hombres vestidos de civil se le acercaron y le preguntaron su nombre y dirección

Central Americans Freed By Border Patrol Depart For Destinations Around The U.S.

Crédito: John Moore | Getty Images

El 11 de enero de 2018, Edgar Solano, un inmigrante hispano que reside en California, tuvo que dirigirse a una parada de autobuses para regresar del trabajo, luego de que su auto sufriera una avería.

Mientras hacía fila en la terminal de Greyhound en la ciudad de Indio, en el Vale de Coachella, se le acercaron varios agentes federales vestidos de civil, le hicieron algunas preguntas y, poco después, lo esposaron y trasladaron a un centro de detención de inmigrantes.

Solano fue puesto bajo proceso de deportación y en esa amargura transcurrieron casi tres años, hasta esta semana, cuando una corte de inmigración de Los Ángeles concluyó que los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) que lo arrestaron en 2018 se basaron en “su apariencia latina” y procedieron pues de forma ilegal.

La corte, que ordenó poner fin a los procedimientos de deportación contra Solano, dijo en su fallo que, antes de que este fuera detenido, los oficiales “solo sabían su nombre, su lugar de residencia y su apariencia”, pero que “estos no son factores apropiados para establecer el requisito de sospecha razonable”.

El fallo fue emitido por la Oficina Ejecutiva de Revisión de Casos de Inmigración, la instancia donde se apelan las decisiones de las cortes migratorias, y un órgano dependiente del Departamento de Justicia.

“Un oficial razonable de CBP debía saber que él o ella estaba violando la Cuarta Enmienda [de la Constitución, que protege a las personas contra detenciones arbitrarias] al detenerlo solamente con base en su apariencia latina”, dice el fallo, obtenido por NBC News.

[Fue “violada” por un guardia de prisión que le dijo que nadie le creería por ser inmigrante. Terminó deportada]

La CBP no se ha pronunciado sobre el fallo ni ha respondido a las solicitudes de comentario de NBC News sobre el caso.

Más de dos meses en un centro de detención

El día de su arresto, Solano, quien reside en Los Ángeles, se encontraba haciendo un trabajo de reparación en Indio. Debido a que su auto no estaba funcionando, decidió tomar el bus de Greyhound de las 9:25 p.m. De regreso a Los Ángeles desde Indio. El autobús llegó más de una hora tarde.

Cuando finalmente arribó, Solano estaba en la fila para abordar cuando dos hombres vestidos de civil se le acercaron y le preguntaron su nombre y dirección.

Solano les respondió, pero los hombres, que no se identificaron, le pidieron que mostrara una identificación, según indican los documentos judiciales. Él respondió que prefería no hacerlo, porque si se retrasaba perdería el último autobús de la noche para regresar a su casa.

Uno de los hombres le ordenó que se saliera de la fila, lo tomó del brazo y lo condujo hacia una camioneta sin identificación, mientras el otro hombre le indicó al autobús que podía irse sin él, según los abogados de Solano.

De acuerdo con la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), solo cuando fue llevado a la camioneta con las esposas puestas los hombres se identificaron como agentes de inmigración. Para ese entonces, los agentes ya habían violado la Cuarta Enmienda de la Constitución y otros reglamentos, dijo la ACLU.

Una serie de fallos judiciales en el pasado han sostenido que los agentes de inmigración no pueden detener a una persona sin una sospecha razonable basada en hechos concretos, y los tribunales han hallado consenso en que esa sospecha no puede basarse simplemente en la etnia.

Cuando fue interrogado por los agentes esa noche en Indio, Solano admitió que no tenía documentos que autorizaran su presencia en Estados Unidos. Fue arrestado y pasó más de dos meses en un centro de detención antes de obtener una audiencia de fianza, que su familia pagó.

[Este menor fue deportado sin poder pedir asilo. Ahora un juez pone en duda expulsiones así durante la pandemia]

La abogada Eva Bitrán de la ACLU, quien lo representó junto con la firma legal Lucas & Barba LLP, dijo este viernes: “Como la Corte concluyó de forma correcta, la detención del señor Solano basada en el perfil racial fue una violación indignante a sus derechos constitucionales”.

“Sabemos, sin embargo, que tales arrestos son una práctica común. Esperamos que la decisión de hoy sirva de advertencia a los funcionarios federales de inmigración de que sus prácticas ilegales no prevalecerán”, continuó.

La ACLU dijo a Noticias Telemundo que Solano ha decidido no dar declaraciones a los medios sobre su proceso.

En esta nota

ACLU California deportación Greyhound indocumentados

Suscribite al boletín de Política

Recibe gratis las noticias de política e inmigración diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain