Loading...

Incluso con la llegada de las vacunas, no podemos bajar la guardia en los próximos meses

Cualquier programa de vacunación tomará meses para que cualquier efecto tenga un impacto significativo en la propagación de esta pandemia

Incluso con la llegada de las vacunas, no podemos bajar la guardia en los próximos meses
Foto: Michael Appleton/Mayoral Office / Cortesía


El 14 de diciembre marcó un día histórico por muchas razones: fue el octavo aniversario del tiroteo de la Escuela Primaria Sandy Hook en el que murieron 20 niños y 6 adultos, el Colegio Electoral votó formalmente sobre el próximo presidente de los Estados Unidos, la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer se administró en varios estados de la nación por primera vez a medida que se desarrolla el plan de vacunación, el mundo reportó 72.5 millones de casos y 1.6 millones de muertes, y los Estados Unidos superó los 16.3 millones de casos y está a punto de alcanzar las 300,000 muertes como parte de esta pandemia.

Incluso con todas estas cosas que ocurren hoy en día, es muy importante recordar que esta vacuna no es una respuesta rápida a nuestra guerra contra el COVID-19. Las personas con mayor riesgo recibirán la vacuna Pfizer en las próximas semanas. Es muy probable que otra vacuna de Moderna esté disponible antes de finales de este año. Pero la realidad es que la mayoría de las personas (no aquellas en grupos de alto riesgo) no tendrán acceso a ninguna de las vacunas hasta la primavera o incluso el verano de 2021. Por esa razón, no debemos bajar la guardia, especialmente mientras nos preparamos para la próximos dias festivos. Recuerde que las acciones (o inacciones) que tomemos hoy tendrán consecuencias dos o tres semanas después.

Cualquier programa de vacunación tomará meses para que cualquier efecto tenga un impacto significativo en la propagación de esta pandemia. Desafortunadamente, lo más probable es que Estados Unidos supere los 20 millones de casos a finales de año. El número de casos seguirá aumentando hasta enero debido a las numerosas reuniones festivas en las próximas semanas y meses. Por lo tanto, quiero asegurarme de que todos tengan claro que no podemos volver a la normalidad solo porque se distribuirá una vacuna esta semana.

Todo el mundo debe seguir cubriéndose la cara, mantener la distancia física, lavarse las manos con frecuencia (o usar un desinfectante a base de alcohol), evitar reuniones y multitudes y hacerse la prueba (incluso si se siente normal) porque se han documentado casos de personas que eran asintomáticos e infecciosos. Asintomático simplemente significa que alguien puede ser positivo y no mostrar ningún síntoma para que pueda reunirse con otros, no quedarse en casa y exponer a otros sin darse cuenta.

Entonces, aunque la vacuna será una nueva herramienta en esta guerra contra COVID-19, la herramienta inmediata que tenemos es seguir las pautas de salud pública lo mejor que podamos. Infórmese y tome decisiones que lo protegerán a usted y a sus seres queridos durante muchos años.

-George W. Contreras, DrPH (c), MEP, MPH, MS, CEM, es subdirector del Centro de Medicina de Desastres y profesor asistente en la Facultad de Ciencias de la Salud y el Instituto de Práctica de Salud Pública de la Facultad de Medicina de Nueva York. También es profesor adjunto en el John Jay College of Criminal Justice, profesor adjunto en el Metropolitan College de Nueva York y trabaja en primera línea como paramédico en la ciudad de Nueva York.