Nueva regla de Administración Trump podría revertir decisiones de jueces migratorios y acelerar deportaciones

El 15 de enero del 2021 entra en vigor la nueva medida

Nueva regla de Administración Trump podría revertir decisiones de jueces migratorios y acelerar deportaciones
La medida entrará en vigor el 15 de enero.
Foto: John Moore/Getty Images

Una nueva regla para jueces migratorios que aplicará a patir del 15 de enero del 2021 podría revertir decisiones sobre distintos tipos de casos.

Así se establece en una nueva regla publicada en el Registro Federal que modifica atribuciones a la Junta de Apelaciones de inmigración (BIA).

El fondo del cambio quita el poder discrecional de los jueces para decidir sobre distintos casos y abre la posibilidad de que la BIA revierta las sentencias, como el bloqueo a deportaciones.

La regla fue anunciada por el Departamento de Justicia (DOJ) en agosto pasado como una forma de “enmendar” las reglamentaciones de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR).

Un reporte de Univision señala que el cambio se había tomado en cuenta en 2018 por el entonces fiscal general Jeff Sessions.

En aquel entonces se buscó limitar el poder de los jueces de inmigración, a fin de poder acelerar las deportaciones, impidiendo el llamado “cierre administrativo” de casos.

El DOJ defiende los ajustes al considerar que los casos no se pueden cerrar “administrativamente”.

“El Departamento también propuso enmendar las regulaciones para dejar en claro que no existe una autoridad independiente de los jueces de inmigración… o miembros de BIA para cerrar casos administrativamente”, indica en la regla.

Agrega que elimina “disposiciones inaplicables o innecesarias” a los procedimientos de apelaciones.

“Esta regla final responde a los comentarios recibidos en respuesta al NPRM y adopta el NPRM con cambios menores como se describe a continuación”, especifica.

Una abogada consultada por la televisora, Rebeca Sánchez-Roig, dijo que la regla es una mala noticia en distintos sentidos, ya que permitirá las deportaciones aceleradas.

Agregó que la disposición otorga amplio poder a un funcionario “designado político”.

“Lo autoriza a revertir, por sí solo, las decisiones del BIA si lo solicita un juez de inmigración”, explica.