Estas son las fascinantes similitudes entre el whisky y la cerveza

Estas dos deliciosas y famosas bebidas que nos alegran el alma, tienen increíbles similitudes. Sin embargo cada una conserva sus fascinantes cualidades que las llenan de personalidad

Estas son las fascinantes similitudes entre el whisky y la cerveza
El whisky y la cerveza parten de ingredientes y procesos de elaboración similares. Descubre cuales son los factores únicos que marcan sus principales diferencias.
Foto: Shutterstock

Aunque no lo creas dos de las bebidas alcohólicas más consumidas en el mundo: la cerveza y el whisky, tienen más en común de lo que imaginas. Lo primero y más importante es que los insumos en la elaboración de ambas bebidas son los mismos: malta, levadura y agua. También existen dos principales factores que los separan: el momento de consumo y el proceso de destilado. Lo cierto es que se trata de dos populares bebidas que de cierta manera tienen una cercana y apasionante relación, ya que comparten ingredientes, proceso de elaboración y pasión. Aunque lo más fascinante de todo, es que a pesar de algunas maravillosas coincidencias, cada una conserva de manera intacta su personalidad, diferencias y virtudes ¿Cuál es tu favorita?

Empecemos con la cerveza, es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo, que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura y se aromatiza a menudo con lúpulo, entre otras plantas. Su proceso de elaboración se distingue por un paso clave que es el malteado: los granos de cebada se germinan, secan y tuestan hasta alcanzar el color y aroma deseados. Cabe mencionar que es este el momento en el cual los almidones se transforman en azúcares y quedan disponibles para generar alcohol, posteriormente se prepara el mosto mediante el molido y la maceración de los ingredientes, se procede al filtrado y la cocción, y el último paso es la fermentación. Por su parte el whisky, es una bebida alcohólica obtenida por la destilación de la malta fermentada de diversos cereales como la cebada, trigo, centeno y maíz, y se caracteriza por su posterior añejamiento en barriles de madera, tradicionalmente de roble blanco. Se cuenta con variantes que se comercializan con un contenido alcohólico de entre 40 y 62 % de volumen. El término whisky o whiskey deriva del gaélico escocés uisge beatha y del gaélico irlandés uisce beathadh, que significa “agua de vida.” De cierta manera hasta este punto podríamos decir que la elaboración del whisky y la cerveza es similar, sin embargo vale la pena analizar las diferencias.

Para empezar cabe mencionar que históricamente no existe mucha relación entre ambas bebidas: la cerveza proviene de Babilonia y Egipto, mientras que el whisky se comenzó a elaborar a inicios del 700 en Irlanda y la cerveza ya se producía mucho antes.

De hecho diversos especialistas creen que el núcleo de la relación entre ambas bebidas, se encuentra en las Islas Británicas en donde es tradición beber ambas variedades. Para algunos conocedores la segunda mayor similitud, se encuentra en el trabajo de las barricas; de tal manera que existen whiskys que son envejecidos en barricas que se utilizaron para añejar cerveza y al revés, existen cervezas sobre todo las variantes artesanales que son envejecidas en barricas de bourbon. Sin embargo existen algunos datos que nos hacen entender con mucha mayor claridad las diferencias entre cada uno, descubre cuáles son los principales: