Lo que necesitas saber sobre los efectos del consumo de stevia en diabéticos

La stevia es el endulcorante 100% natural más de moda, diversas referencias científicas avalan los beneficios de su consumo en la alimentación diabética

La stevia es un extraordinario sustituto del azúcar refinado para mantener estables los niveles de glucosa en sangre.
La stevia es un extraordinario sustituto del azúcar refinado para mantener estables los niveles de glucosa en sangre.
Foto: Imagen de silviarita en Pixabay / Pixabay

Todos queremos bajar de peso lo más rápido posible y prevenir la aparición de cualquier enfermedad crónica. Con base en ello cada día con más fuerza las tendencias de nutrición no dejan de sorprendernos y ponen a nuestro alcance alternativas naturales mucho más saludables y benéficas. Sin lugar a dudas el alto consumo de azúcares refinados, es uno de los hábitos alimenticios que más se ha adueñado de la sociedad moderna y paradojicamente es una de las más peligrosas costumbres.

Lo cierto es que no se trata de dejar de disfrutar de la vida y por fortuna la naturaleza es una de las más poderosas herramientas para gozar de una alimentación equilibrada. Con base en ello han salido a la luz magníficas alternativas de sustitutos al azúcar, tal es el caso de la inigualable y muy valorada stevia. No en vano en los últimos meses se ha experimentado un creciente interés acerca del uso de stevia, como una buena opción de endulzante natural para ayudar a las personas con diabetes a controlar los niveles de azúcar en sangre. 

La stevia es un endulcorante natural que proviene de un arbusto originario de América del Norte y del Sur, perteneciente a la planta de la especie Stevia rebaudiana de la cual se obtienen múltiples beneficios como endulzante y hoy en día es el ingrediente base de numerosas marcas de endulcorantes. 

Por supuesto su bondad más grande es que se trata de un producto 100% natural, por lo tanto es una de las opciones más saludables que existen. Llama de manera especial la atención su contenido en unos compuestos llamados glucósidos de esteviol que son entre 150 y 300 veces más dulces que el azúcar. Aunque son dulces, los glucósidos de esteviol pueden dejar un regusto amargo, por lo que la mayoría de los productos con stevia contienen otros ingredientes para contrarrestar esto.

Cabe mencionar que la stevia, es tan baja en calorías que técnicamente es considerada un producto “sin calorías”. De manera significativa en los últimos meses la stevia, ha ganado popularidad especialmente entre las personas con diabetes y es por ello que nos dimos a la tarea de recopilar toda la información relevante al respecto. 

Sobre el consumo de stevia en la diabetes:

Lo primero que debes de saber es que la stevia es considerada un endulcorante alternativo seguro para las personas con diabetes. De hecho reconocidas organizaciones de salud han hablado al respecto, tal es el caso de la declaración conjunta que realizaron la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) y la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA), quienes confirmaron que el consumo de stevia puede ser beneficioso para las personas con diabetes. La única especificación es consumirla de manera adecuada y evitar el consumo de calorías adicionales en las comidas posteriores.

Sin la ciencia no seríamos nada y es por ello que cuando se trata de la salud resulta indispensable contar con la mayor información posible. Tal es el caso de este estudio del año 2018, en el cual los investigadores probaron los efectos que presentaron los participantes al consumir una jalea de coco endulzada con stevia, entre 30 y 120 minutos después del consumo a intervalos de media hora. La investigación encontró que los niveles de glucosa en sangre comenzaron a reducirse entre 60 y 120 minutos después de ingerir la jalea, incluso antes de la secreción de insulina.

De tal modo que a raíz de dichos estudios científicos, se han podido confirmar los siguientes beneficios sobre el consumo de stevia en la dieta diabética:

  • Sus grandiosas propiedades antioxidantes, actúan como un buen aliado para combatir todo tipo de enfermedades y reducen los efectos de los radicales libres.
  • Muy al contrario de lo que se pensaría el consumo de stevia beneficia el control de los niveles de glucosa en la sangre, tanto en ayunas como después de las comidas.
  • Debido a su composición, la stevia se asocia con una mayor sensación de saciedad, reduce el hambre y los antojos por alimentos calóricos y dulces. 
  • La stevia aporta una buena protección contra el daño hepático y renal.
  • El consumo moderado de stevia es un magnífico aliado para reducir los altos niveles de colesterol y triglicéridos. 

Sin lugar a dudas otra de las más grandes ventajas de la stevia y que no podemos dejar de mencionar, se basa en su inmensa versatilidad. Es un producto muy noble y accesible que con pocas cantidades puede transformar todo tipo de platillos, utilízala en todo tipo de licuados, aguas, postres, jaleas e infusiones. Otra genialidad es que es maravillosa para hornear todo tipo de panes, galletas y tartas más saludables. 

Además en los Estados Unidos, la FDA clasifica a los glucósidos de esteviol como seguros. Lo cual ha abierto la puerta para que los fabricantes pueden agregar glucósidos de esteviol de alta pureza en todo tipo de alimentos y bebidas.

También un estudio realizado en el año 2016, comprobó que el polvo de hoja de stevia seca redujo significativamente los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes, tanto en ayunas como después de comer. Los participantes en el estudio también vieron una reducción en los niveles de triglicéridos y colesterol. Por lo tanto los investigadores concluyeron que la stevia es segura para que las personas con diabetes la consuman de manera cotidiana como sustituto del azúcar, claro respetando los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud. 

A modo de conclusión podemos decir que existen numerosas referencias y estudios con sustento científico, que avalan las bondades del consumo de stevia en personas con diabetes. Sin embargo es importante mencionar que a pesar de ser una práctica reconocida como segura, no previene ni cura dicha afección. Lo cierto es que aunque actualmente no existe cura para la diabetes, es bien sabido que a través de cambios en el estilo de vida y el adecuado seguimiento médico puede controlarse y mejorar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen.