Spiked Seltzer vs cerveza ¿Cuál es más saludable?

Con sabores ligeros y refinados, los populares seltzers han llegado como una alternativa a la cerveza. Descubre cuál es la mejor opción para la salud

Spiked Seltzer vs cerveza ¿Cuál es más saludable?
Los hard seltzer y la cerveza, pueden llegar a tener algunos puntos en común. Contienen graduaciones alcohólicas similares y son opciones refrescantes y ligeras.
Foto: unsplash

Es verdad que actualmente con tan amplia oferta en la industria de bebidas alcohólicas, podemos sentirnos perdidos al seleccionar las mejores alternativas para cuidar nuestra salud. También es cierto que como en prácticamente todos los productos, según la tendencia existen algunas bebidas que suelen ponerse “de moda”. Tal es el innegable caso de los muy populares “spiked seltzers” considerados los refrescos alcohólicos más de moda en Estados Unidos y que actualmente han llegado a todo América Latina. También conocidos como hard seltzers, se trata de una bebida cuya principal composición es agua carbonatada saborizada y alcohol. Los fabricantes de este tipo de bebidas las venden como una especie de refrescos de baja graduación alcohólica, que puede ir entre los 3 y 5 grados. Y también se caracterizan por su baja proporción de calorías. 

Los datos no mienten, tan solo entre la primavera y el otoño del año pasado, estos refrescos atrajeron a más de 7,5 millones de nuevos consumidores y generaron US$1.500 millones en ventas ese mismo año, según la consultora de datos Nielsen CGA, con sede en Estados Unidos.

El furor comenzó con el auge que causaron las aguas con gas de sabores, posteriormente evolucionaron y la industria empezó a integrar alcohol a la mezcla. Teniendo en cuenta más información liberada por Nilelsen, las ventas de agua mineral dura han aumentado en más de un 200% durante el último año. Se cree que gran parte de este crecimiento, ha sido impulsado por aquellas personas que buscan alternativas más allá de las bebidas de malta y la cerveza.

Claro la cerveza se encuentra clasificada como una de las tres bebidas alcohólicas más populares y consumidas en el mundo, lo que sucede es que muchas personas la aman o simplemente no la consumen nunca. Y es justamente gracias a ese sector que el mundo de los refrescos seltzer ha crecido como la espuma, ya que para muchas personas que no consumen cerveza representa una alternativa similar y muy ligera. 

De cierta manera, para muchos consumidores los hard seltzers han abierto un espacio único entre la cerveza y las típicas bebidas alcohólicas mezcladas. Cabe mencionar que no se trata de agua con gas estándar vertida sobre vodka o ginebra, el alcohol en las bebidas seltzer proviene de azúcares de caña fermentados, mientras que la mayoría de las bebidas espirituosas claras como el vodka o la ginebra se fermentan en grano y, como resultado, tienen un contenido de alcohol más alto.

De la cerveza todo se ha dicho, se trata de una de las bebidas más milenarias de la historia. Es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo, que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura y se aromatiza a menudo con lúpulo, entre otras plantas.​​ Hoy en día la cultura cervecera no deja de crecer y evolucionar, y pone a nuestro alcance todo tipo de variedades de cervezas que van desde lo más industrial hasta las más delicadas y artesanales. Y es por ello que existen cada día más alternativas que cumplen hasta con los gustos más exigentes, su graduación alcohólica puede alcanzar hasta los 30% vol.

¿Cuál es la alternativa más saludable?

Probablemente te preguntes cuál de estas dos populares opciones es más saludable, sigue leyendo. Lo primero y para algunos más importante, su aporte calórico: desde el punto de vista de la nutrición, los refrescos seltzers tienden a tener menos calorías y carbohidratos en comparación con la mayoría de las cervezas. Para ser más claros las bebidas seltzer aportan cerca de 100 calorías y 2 gramos de carbohidratos por lata de 12 onzas, en comparación con las 150 calorías y de 15 a 30 gramos de carbohidratos que contiene una lata de cerveza de la misma cantidad.

Otro de los aspectos que llama la atención sobre las bebidas seltzer es su uso de azúcares fermentados, en lugar de granos fermentados, por lo tanto son una buena opción libre de gluten. A simple vista suena como algo maravilloso, sin embargo recuerda que por el simple hecho de ser bajas en calorías no quiere decir que sean más saludables. 

En los últimos meses mucho se ha hablado sobre los beneficios medicinales que aporta el consumo de cerveza, lo cierto es que anteriormente la mayoría de nosotros no bebería varias latas de cerveza y pensaría que es una decisión que promueve la salud. Por el contrario muchos piensan que beber agua carbonatada todo el día es una opción saludable y justo este es el punto de quiebre con respecto a las bebidas seltzer, ya que los expertos en nutrición enfatizan en que de cierta manera es normal terminar bebiendo mucho más de ellas. “Las personas suelen creer que son mejores para la salud”. 

La realidad … los hard seltzer contienen azúcar de caña, que después de la fermentación se convierte en alcohol.  Entonces, para algunos puede ser una lata de agua carbonatada endulzada, sin embargo no hay que dejar nunca de considerar que es una bebida alcohólica y que contiene un 5% de alcohol, que puede ser una graduación similar a muchas cervezas. Pero ese sabor ligero y apenas perceptible del alcohol puede hacer que sea fácil beber uno, o varios.

Es cierto que los seltzers son más bajos en calorías y carbohidratos, en comparación con la cerveza. Aunque el alcohol es alcohol, independientemente de la fuente. Y beberlo en exceso está relacionado con muchos efectos sobre la salud a largo plazo, de tal manera que, a pesar de tener menos calorías, el seltzer no es necesariamente más “saludable” que la cerveza. Finalmente y haciendo referencia a la información liberada por la Fundación Española del Corazón, la cerveza es rica en vitaminas, proteínas, ácido fólico y antioxidantes, de hecho algunos estudios apuntan que su consumo moderado se asocia con beneficios cardiovasculares, de salud ósea e inclusive es un buen aliado contra la obesidad. Claro siempre con moderación y bajo el marco de una alimentación equilibrada.