El COVID-19 pone en jaque el desenlace de las copas Libertadores y Sudamericana

Las principales competencias a nivel de clubes de Sudamérica pasan por serias complicaciones en las etapas decisivas.

El COVID-19 pone en jaque el desenlace de las copas Libertadores y Sudamericana
El Estadio Maracaná albergará la final de Copa Libertadores el 30 de enero, sin público.
Foto: Getty Images

La pandemia de COVID -19 que ya había obligado que las copas Libertadores y Sudamericana de 2020 proclamaran a sus campeones hasta enero de 2021, ahora arroja una nueva tensión entre Santos y Boca Juniors para la vuelta de las semifinales en el primer torneo y ha alterado la programación en la misma instancia del segundo.

Tras el 0-0 del 6 de enero en La Bombonera, se encendieron las alarmas de Boca al conocerse que dos jugadores brasileños, el portero titular John y el central suplente Wagner Leonardo, viajaron con la delegación del Santos a Buenos Aires tras haber dado positivo en la prueba PCR exigida por la confederación sudamericana.

La prensa deportiva argentina afirma este domingo que los directivos de Boca pedirán a la Conmebol tomar una decisión ejemplar contra su rival si se comprueba que los jugadores que dieron positivo fueron inscritos para jugar el partido de ida pese a que la comisión técnica conocía su real estado.

Por su parte, ‘Cuca’, Director Técnico de Santos directamente señaló que lo que pretenden los directivos de Boca Juniors es “vergonzoso” al suponer que los brasileños han hecho trampa.

“Llevo 35 años en esto, es una vergüenza lo que han hecho. No es verdad que sabíamos de los dos positivos y los hice jugar igual. Todos jugaron con el testeo negativo en la mano y con los controles reglamentarios”, comenzó marcando el entrenador brasileño.

En esa misma línea, agregó: “Cómo voy a querer sacar ventaja con el coronavirus. Yo estuve cuatro días internado y se murió mi suegro por esto. Jamás haría tal cosa. Ha sido penoso lo hecho”.

En la Copa Sudamericana, por otra parte, las cosas no marchan mejor, Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, que debía jugarse el día 7 en Santiago, quedó aplazado para el 12 en Asunción a causa del COVID-19.

Tres jugadores del conjunto argentino, Washington Camacho, Francisco Pizzini y Rafael Delgado, dieron positivo. Mientras que las autoridades chilenas exigieron a 56 integrantes de la delegación de Defensa y Justicia entrarán en cuarentena o fueran sacados del país mediante una burbuja. El partido se ha reprogramado en Paraguay.

Coquimbo Unido ya había expresado su molestia por los cambios de sede del compromiso, pues de ser anunciado primero en La Serena, pasó al estadio Nacional de Santiago. Coquimbo Unido pidió en vano a la entidad que preside el paraguayo Alejandro Domínguez los tres puntos del encuentro no jugado en su territorio.

En la otra semifinal, Lanús dio un paso firme hacia la final al ganar a domicilio por 0-1 a Vélez Sarsfield el 6 de enero, con la vuelta programada para jugarse el miércoles 13 de enero.

Te puede interesar: 

Sin goles ni emociones, Boca Juniors y Santos empatan en semifinal de Libertadores