¿Por qué la dieta de Clínica Mayo es considerada una de las mejores del 2021?

La dieta no restringe ningún grupo de alimentos, se enfoca en reestructurar el estilo de vida y los hábitos alimenticios cotidianos

¿Por qué la dieta de Clínica Mayo es considerada una de las mejores del 2021?
Conoce todos los detalles sobre la Dieta de Clínica Mayo y porqué ha sido clasificada como la segunda mejor opción del año.
Foto: Shutterstock

Como ya es tradición con el inicio de un año nuevo, todos queremos bajar de peso y estar más saludables. Es por ello que año con año salen a la luz tendencias y pautas alimenticias que prometen los mejores y más rápidos resultados, sin embargo no todo lo que brilla es oro y es mejor investigar y optar por aquellos planes avalados por la ciencia que ante todo protegen nuestra salud. 

Como todos los años U.S.News and World Report ha publicado su clasificación sobre las mejores dietas, si bien recientemente mucho se ha hablado sobre las bondades del primer lugar por cuarto año consecutivo: la dieta mediterránea. Es momento de hablar sobre el segundo lugar la dieta de Clínica Mayo, nombrada como la segunda mejor dieta pagada del 2021 y una de las cinco mejores dietas del año nuevo. Su nueva clasificación puede resultar una sorpresa para algunos, dado que la dieta carece de un reglamento demasiado estricto; especialmente para aquellos que están considerando seguir las tendencias más populares en la actualidad y que tienden a eliminar grupos enteros de alimentos. Por el contrario, la dieta de la Clínica Mayo se centra en la pirámide alimenticia característica del centro médico, haciendo hincapié en las pautas dietéticas tradicionales de una nueva y menos restrictiva manera.

Las bases de la dieta de la Clínica Mayo tratan de reestructurar cualquier hábito alimenticio cuestionable y promueven duplicar la ingesta de los alimentos básicos saludables, con predominancia en las categorías de frutas, verduras y granos integrales. También enfatizan sobre la importancia de la ingesta de cortes cargados de proteínas y de manera muy controlada y ocasional, postres. De tal forma que podríamos decir que es una pauta que al promover un mayor consumo de estos alimentos, aporta las vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra que necesita el organismo para funcionar de manera correcta y así perder peso a largo plazo. 

La dieta de Clínica Mayo promete resultados inmediatos en las dos primeras semanas del programa: entre 5 y 10 libras de peso perdido. Sin embargo según los expertos, el verdadero atractivo de la dieta es su diseño, más allá de la rápida y equilibrada pérdida de peso que promueve. La primer fase este plan promueve la pérdida de peso de 10 libras por semana, posteriormente en la segunda fase 2 libras por semana, hasta que haya alcanzado su objetivo en mente. Gran parte de lo que la hace interesante es que de cierta manera puede continuarse durante el tiempo que sea necesario, lo cual eventualmente conduce a un cambio en el estilo de vida y es un gran aliado para despedirnos de hábitos no saludables.

¿Cuáles son los aspectos más relevantes de esta dieta?

Sin lugar a dudas uno de los factores que más llaman la atención de la dieta de Clínica Mayo, es que no elimina en su totalidad ningún grupo de alimentos. Lo cual para algunos resulta difícil de entender sobre todo cuando hablamos de pan y azúcares, sin embargo requiere que se reduzca la ingesta calórica: 1200 para las mujeres y 1400 para los hombres después de las primeras dos semanas.

Lo cierto es que diversos nutricionistas coinciden en que para muchas personas, esta restricción de calorías puede ser más difícil que eliminar grupos de alimentos como en otras dietas. No todos somos iguales, por lo que 1200 calorías puede ser un número correcto y manejable para muchas personas, y demasiado restrictivo para otras. 

Probablemente te preguntes cómo acceder a la dieta, lo primero que tienes que saber es que aunque su sitio web contiene numerosas pautas, consejos de dieta y recetas saludables al alcance de la mano. Sin embargo la dieta inicialmente se basó en un libro que se volvió a publicar en 2017. Si bien las pautas y consejos más esenciales están impresos en el libro Dieta de Mayo Clinic (junto con una cantidad selecta de planes de menú y recetas), las personas que hacen dieta pueden acceder a toda esa información y más recursos a través del sitio web de Dieta de Mayo Clinic en línea.

De tal modo que cualquiera que sea el camino que se elija, se comienza con una primer fase que se llama “¡Lose It!”. Se dice que el inicio de toda dieta es la parte más importante, en este caso el plan promueve aprender a adaptar 15 consejos y trucos dietéticos clave en la rutina diaria. Los cuales se basan principalmente en agregar más alimentos básicos verdes y saludables. Otro punto fundamental es trabajar en reducir la frecuencia con la que se consumen todo tipo de alimentos procesados como carnes, bollería, postres y granos refinados, lo interesante es que no se trata de renunciar por completo a ellos. También otro aspecto relevante de esta sección es buscar alternativas para cambiar el consumo de grasas saturadas, por fuentes de grasas saludables en forma de alimentos básicos como los aguacates, aceite de oliva, frutos secos, semillas y pescados grasos. 

Además promueve reconsiderar la ingesta excesiva de productos lácteos, procurar consumir un desayuno nutritivo (rico en proteínas) y reducir la frecuencia con la que se pide comida para llevar. La dieta también alienta a sus seguidores a llevar un diario de alimentos y actividades para documentar su progreso y reacciones. Un aspecto clave de “Lose It!” es asegurarse de cumplir al menos 30 minutos de actividad física todos los días, si es posible 1 hora mejor. 

La primera fase de la dieta puede resultar en más de 10 libras de pérdida de peso debido a todos los cambios dietéticos que se realizan durante las primeras dos semanas. Pero ¿Qué sucede en la segunda fase? conocida como ¡Live It! Se enfoca en adaptar las reglas de la dieta a cada estilo de vida, al mismo tiempo que establece un límite de calorías en las comidas diarias para continuar promoviendo la pérdida de peso, que puede ser de  hasta 2 libras cada semana.

Ahora bien nunca es aconsejable consumir menos de 1200 calorías por día, ya que se asocia con una baja ingesta de nutrientes esenciales y el organismo no tendrá la energía necesaria para mantener las funciones biológicas básicas y un metabolismo saludable. Por lo tanto “Live It” es la fase diseñada para reducir más de 1,000 calorías por día, se basa en continuar con la pérdida de peso gradual, ya que todavía hay un déficit calórico. 

Sin lugar a dudas una tendencia más que vale la pena considerar sobre todo por que cuenta con sustento científico y médico, también se trata de un plan equilibrado que promueve realizar un cambio a largo plazo en nuestros hábitos y costumbres. Lo cual a la larga es la única manera de vivir en bienestar, armonía y prevenir enfermedades.