Siete fiscales y autoridades de EE.UU. investigan asesinato de tres policías en Puerto Rico

Las autoridades sospechan que el autor de los incidentes es un fugitivo desde 2019 en el Tribunal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico

Parte del tiroteo se reportó en la avenida Baldorioty de Castro en San Juan, Puerto Rico.
Parte del tiroteo se reportó en la avenida Baldorioty de Castro en San Juan, Puerto Rico.
Foto: 5191107 / Pixabay

SAN JUAN – Puerto Rico amaneció este martes conmocionado por el asesinato de tres policías en el caso más grave en su historia reciente de muerte de agentes en un único suceso violento.

El jefe de la Policía de Puerto Rico, Antonio López, bajó la cabeza y estuvo cerca del llanto en una conferencia de prensa al recordar a sus tres compañeros fallecidos, número de muertes de agentes en un único suceso que no se registraba desde 2006.

Las autoridades, tanto a nivel estatal como federal estadounidense, intensifican la búsqueda de los responsables de los asesinatos, que coinciden con una ola de violencia que ha provocado que en menos de 12 horas se reportaran 10 muertos.

El presidente de la Corporación Organizada de Policías y Seguridad (COPS), Jaime Morales, señaló a Efe que la situación para los agentes de la Policía es difícil, ya que cada vez son menos patrullando las calles, principalmente debido a un abandono de la profesión por las condiciones laborales.

Morales aseguró que desde el año 2011 el número de agentes se ha reducido de 16,000 a una cifra de entre 8,000 y 9,000, lo que, sin duda, es clave a la hora de enfrentarse a una ola delictiva.

“Si no fuera por la ayuda de la Policía Municipal no podríamos luchar contra el crimen”, destacó Morales, que lidera el sindicato local con mayor afiliación.

“No se preparan suficientes cadetes”, subrayó, después de destacar que a pesar de las mejoras económicas de los últimos años, muchos agentes están desalentados por su futuro.

Pocos efectivos policiales

Morales denunció que hay días en que por la reducción de efectivos, abandonos y permisos el número de agentes en las calles es mínimo y la consecuencia es la falta de efectivos.

Históricamente, la Policía de Puerto Rico ha contado con unos 22,000 agentes, número que se ha reducido casi a la mitad en los últimos años.

El secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Alexis Torres, lanzó hoy el mensaje de que este tipo de incidente no volverá a ocurrir.

Torres aseguró además que, precisamente, en estos momentos se estaban preparando medidas junto a las autoridades federales para la lucha contra el crimen.

El jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, quiso mostrar su apoyo en una declaración institucional en la condena los sucesos y pone a disposición todos los medios de la agencia estadounidense.

El Ejecutivo de Puerto Rico decretó tres días de duelo nacional por el asesinato de los tres policías y el gobernador, Pedro Pierluisi, lamentó profundamente los fallecimientos.

Tres días de duelo

El alcalde de la capital, Miguel Romero, ordenó también que las banderas de dicho municipio y sus dependencias ondeen a media asta durante tres días.

Sobre el desarrollo de la investigación, el coronel Rolando Trinidad, al frente del caso, dijo durante la conferencia de prensa que los hechos se produjeron cuando los agentes, el policía estatal Luis Marrero y los oficiales municipales Luis Salamán y Eliezer Hernández, llevaban a cabo una patrulla rutinaria.

La persecución se produjo en la avenida Baldorioty de Castro, una de las principales vías de acceso a San Juan y de las más transitadas, cerca del aeropuerto y a la altura de Isla Verde, zona turística, lo que ha aumentado la preocupación entre las autoridades.

Los hechos provocaron un monumental atasco en los accesos y salida de San Juan.

Trinidad explicó que los agentes respondieron a una llamada provocada por un choque en la urbanización Severo Quiñones, en la localidad de Carolina, tras la que el individuo causante del choque abandonó el vehículo en que viajaba y al llegar los agentes comenzó a dispararles con un rifle de asalto, asesinando al agente Salamán.

(Advertencia: las imágenes contienen palabras obscenas)

Disparó a los agentes

Durante el incidente un ciudadano atropelló al fugitivo, quien se incorporó y arrebató un vehículo Hyundai a una mujer, lo que dio lugar a una persecución por la avenida Baldorioty de Castro hasta la altura de Isla Verde, done se detuvo y disparó de muerte al agente estatal Marrero.

En la huida atropelló mortalmente al agente Hernández e hirió gravemente al estatal Ángel Colón.

Las autoridades dieron con el Hyundai en la calle Júpiter del residencial Llorens Torres.

Sospechoso estaría fugitivo desde el 2019

Medios locales subrayan que la Policía sospecha que el autor de los incidentes es un fugitivo desde 2019 en el Tribunal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico tras imputársele violaciones a su libertad condicional en un caso de armas de fuego y narcotráfico.

El individuo sería Carlos Cotto, oriundo de Caguas y conocido como “Wassa”, que fue arrestado el 15 de abril de 2015.

Trinidad explicó sobre la investigación del caso que fue hallado un cuerpo en el área de una “persona de interés en la investigación”, aunque no certificó que se tratara del responsable de la muerte.

Tras matizar que la descripción del cadáver encontrado no coincide plenamente con la descripción del sospechoso dijo que se trabaja con los forenses para determinar la identidad del cuerpo y su relación con los sucesos.

Tampoco aclaró si en los incidentes participó una o más personas.

El secretario de Justicia, Domingo Emanuelli, y la fiscal de Distrito de la Fiscalía de Carolina, Inés Carrau, informaron que el Ministerio Público asignó un total de siete fiscales para atender el suceso.