¿Cómo sobrevivir a la cuarentena cuando se tienen 22 hijos?

La familia Radford tiene un canal de YouTube donde narran su día a día desde que inició el confinamiento, desde las clases online, hasta la llegada de su último bebé e incluso de sus nietos

¿Cómo sobrevivir a la cuarentena cuando se tienen 22 hijos?
La familia Radford, considerada como una de las más grandes de Gran Bretaña contó cómo se vive el confinamiento por la pandemia en su casa.
Foto: Shutterstock

La cuarentena por coronavirus sirvió para sortear un sinfín de desafíos personales, pero también para conocernos como familia. Lo mismo le pasó a una pareja británica que con 22 hijos y con la educación a distancia tuvo que encontrar el balance durante el 2020 y lo que va de este año para que el encierro no se vuelva caótico ni conflictivo entre los adolescentes.

La familia Radford, compuesta por Sue, de 45 años y su marido Noel, de 48, son padres de 22 hijos: Chris, de 30; Sophie, de 26: Chloe, de 24; Jack, de 22; Daniel, de 20; Luke, de 19; Millie, de 18; Katie, de 17; James, de 16; Ellie, de 14; Aimee, de 13; Josh, de 12; Max, de 11; Tillie, de 9; Oscar, de 8; Casper, de 7; Hallie, de 4; Phoebe, de 3; Archie, de 2; Bonnie, de 1; y Heidie, de 4 meses que nació durante el confinamiento.

Si bien la pareja que está calificada como la familia más numerosa de ese país, divide sus días entre los hijos más pequeños, también debe encontrar los espacios para compartir con los más adultos que ya conformaron sus propias familias.

Es que Sue y Noel ya son abuelos de 6 nietos y contaron cómo hicieron para lidiar con el encierro y las clases online de los 9 pequeños que están en edad escolar. Todo eso mientras las autoridades británicas decidieron extender la cuarentena hasta finales de marzo tras el rebrote del virus y la nueva cepa.

La mujer, además, contó que durante el primer confinamiento (en Inglaterra van por el tercero) las escuelas no les habían asignado tareas a los más chicos de la familia, por lo que tuvo que contactarse con las autoridades educativas para recoger algunos libros e incluso nuevos Chromebooks para mantener ocupados a los más pequeños.

“Creo que ustedes, realmente, deben desearme suerte, porque no soy maestra. Siento que esto simplemente no va a ir bien”, dijo la mujer en su momento cuando se decretó el confinamiento obligatorio.

“Pero siento que somos como todos los demás. Solo vamos a tener que aprovecharlo al máximo, hacer nuestro mejor esfuerzo y eso es todo lo que podemos hacer”, agregó. La mujer también sostuvo en su canal de YouTube que en este tiempo tuvo que pasar situaciones abrumadoras como las computadoras rotas, falta de conexión a la red, deficiencias en los calendarios estudiantiles y horarios de clases.

Antes de la cuarentena, las compras de la familia ya parecían las del pánico que se generaron por la pandemia. En su caso, todo siempre fue en grandes cantidades: 100 pañales, 114 litros de leche, 4 docenas de huevos, 24 pechugas de pollo y 28 de papel higiénico, por ejemplo. Hoy tienen problemas con los supermercados debido a las políticas aplicadas para evitar el desabastecimiento.