Lo que sucede en el cuerpo al dejar de beber alcohol

Dejar de beber alcohol es una gran decisión que conduce a cambios físicos y mentales, muy relevantes

Lo que sucede en el cuerpo al dejar de beber alcohol
Comer menos, dormir mejor y perder peso, son solo algunos de los beneficios de darte un descanso con el alcohol.
Foto: Unsplash

Desde que somos adolescentes empezamos a normalizar el consumo de alcohol y con el paso de los años si seguimos ese camino, podemos ser propensos a crear una dependencia. Lo cierto es que rara vez nos detenemos a pensar que esas “horas felices” en realidad, nos están haciendo menos felices. No podemos negar que el alcohol se ha relacionado con cambios significativos en la salud de las personas, los cuales claro con moderación pueden ser positivos hasta cierto punto. Sin embargo a largo plazo, el consumo excesivo y recurrente de alcohol deteriora la salud y la calidad de vida.

Por lo tanto, dejar el alcohol, aunque sea por un mes, puede tener un gran impacto en la salud, el bienestar y la salud mental. Lo mejor de todo es que evitar la ingesta de alcohol, es un progreso serio que aumenta las posibilidades de perder peso y es una de las principales medidas para depurar al organismo. Además por si fuera poco, se cuenta con referencias y estudios que avalan que puede reducir el riesgo de cáncer, mejora la salud de su corazón e incluso se asocia con grandes beneficios para dormir mejor.

Por lo tanto si sueles consumir bebidas alcohólicas con frecuencia, es posible que te motive saber cómo cambia el cuerpo si dejas de beber cerveza, vino y licores por un tiempo. Lo mejor de todo es que lo puedes a acoplar a tu estilo de vida, ya sea por un día, una semana o incluso un mes, puede marcar la diferencia.

1. Comerás mucho menos

Es bien sabido que el consumo recurrente de alcohol es considerado una de las principales causas de un posible aumento de peso y la razón es sencilla, se atribuye al exceso de calorías vacías, pero también hay otros factores en juego. Tal lo demuestran diversas investigaciones, en la que se comprueba que beber alcohol también puede aumentar el apetito por alimentos ricos en calorías, tanto de manera inmediata como al día siguiente, en la resaca.  Además según un estudio publicado en la revista Appetite, las personas que bebieron tan solo la mitad de un trago de alcohol (20 gramos) comieron un 11% más que las que se abstuvieron. A la vez reconocidos nutricionistas han comprobad que los bebedores recurrentes, también experimentaron más antojos por alimentos ricos en grasas y por ende con un alto aporte calórico. Una última referencia, según un estudio publicado en la revista Nutrition & Diabetes: beber alcohol se deriva en un sueño más corto y de menor calidad, lo que hizo que los sujetos del estudio pasaran de comer carbohidratos a comer grasas. Un hallazgo impresionante del estudio es que se descubrió que por cada 30 minutos de déficit de sueño, los sujetos consumieron en promedio 83 calorías adicionales por día.

Ansiedad
Comer./Foto: Shutterstock

 2. Dormirás mejor

En un principio el alcohol puede hacer que te relajes y suele causar algo de somnolencia, es uno de los efectos que más se relacionan con su consumo según una revisión de 20 estudios sobre el tema. Sin embargo se cuenta con un estudio reciente publicado en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, en el cual se encontró que beber antes de acostarse aumenta los patrones de ondas alfa en el cerebro. Y estas ondas interfieren negativamente en lograr un sueño reparador. De tal modo que es un hecho que una vez que dejes el alcohol, dormirás mejor y comenzarás por sentirte mucho más fresco, con energía y mayor vigor. 

dormir
Dormir./Foto: Pixabay

3. Tendrás más energía

Lega un momento de la vida adulta en que las resacas se vuelven increíblemente agotadoras, aunque es cierto que un excesivo consumo de alcohol sin importar la etapa de la vida afecta y deteriora al organismo. La buena noticia es que dejar de beber, hace que no tengas resacas, y con ello vienen mayores niveles de energía y menos fatiga. También es importante considerar que a beber, interrumpimos el ciclo natural del sueño y de manera inevitable afectamos nuestro estado de ánimo y niveles de energía al día siguiente. Según un estudio reciente publicado en Sleep and Vigilance, el consumo excesivo de alcohol aumenta significativamente la somnolencia diurna al día siguiente, y casi el 35% de los participantes informan que se sienten más lentos y pierden interés en permanecer despiertos durante una resaca.

ejercicio
Ejercicio al aire libre./Fuente: Pexels

4. Podrás reducir el riesgo de daño hepático y diabetes en solo un mes

Dejar el alcohol llevará tu salud a otro nivel y se asocia directamente con un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas. Tal lo sugiere un estudio liberado por la revista New Scientist ,el cual contó con la participación de 14 miembros de su staff cuya ingesta variaba de 8 a 64 botellas de cerveza de 12 onzas por semana, quienes se tomaron un breve descanso del alcohol. Dentro del grupo 10 personas dejaron de beber durante cinco semanas, otros cuatro no lo hicieron. Los médicos del Instituto de Salud Hígado y Digestiva de la University College London realizaron análisis de sangre antes y después, y descubrieron que la grasa hepática de los abstemios, un antecedente de daño hepático, se redujo entre un 15-20%. Mientras que los niveles de glucosa en sangre de los abstemios, un factor clave en la diabetes, también se redujeron en un promedio del 16%.

Medidor de glucosa./Foto: Shutterstock

5. Impulsarás el metabolismo

Beber alcohol de manera recurrente hace que el organismo se distraiga de sus funciones más importantes y dificulta mucho la pérdida de peso. Lo que sucede es que el cuerpo debe de concentrarse en procesar las toxinas del alcohol y enfocar su energía en eliminarlas. Como los macronutrientes, el etanol en el alcohol tiene calorías: 7 calorías por gramo. Sin embargo, a diferencia de los carbohidratos o las grasas que se pueden almacenar para obtener energía, el alcohol no se almacena en el cuerpo y simplemente permanece en el cuerpo hasta que se puede eliminar. Omite el alcohol y no solo te sentirás más ligero, el metabolismo se acelera y promoverá la quema de calorías. 

Dieta
Metabolismo. /Foto: Shutterstock

6. Estarás más hidratado

En general la costumbre de beber unas cuantas cervezas o vasos de vino cada noche, es un hábito que fácilmente conduce a la deshidratación. Recuerda que el alcohol es considerado un diurético, lo que significa que elimina el agua del cuerpo a través de la orina, por lo tanto la regla es simple: menos alcohol significa que el organismo puede retener la cantidad adecuada de agua para una hidratación adecuada y un equilibrio de electrolitos. Opta por sustituir el consumo de alcohol con aguas e infusiones detox naturales, son el aliado perfecto para hidratar y limpiar al cuerpo e intestinos de todo aquello que no necesita y deteriora su funcionamiento. 

Beber agua
Beber agua./Fuente: Pexels