GameStop, una revuelta popular en la Bolsa

Pequeños inversionistas han puesto en jaque a los protagonistas de los mercados pero el jueves les cortaron las alas

La tienda de juegos es en estos momentos uno de los valores más intermediados en la Bolsa.
La tienda de juegos es en estos momentos uno de los valores más intermediados en la Bolsa.
Foto: Tannen Maury/EPA / EFE

GameStop es una tienda de videojuegos que se encuentra en centros comerciales. El comercio electrónico y la banda ancha han cuestionado el futuro de los centros comerciales y de GameStop. Con la pandemia, la crisis es definitiva.

Ahora bien, GameStop tiene otra vida: como empresa en bolsa sus acciones centran el pulso que la unión de millones de pequeños inversores no profesionales están echando a los poderosos hedge funds dirigidos por profesionales.

El drama de este pulso ya dura varias semanas pero en la actual la situación ha saltado por los aires. La empresa se ha revalorizado un 1,200% desde que empezó el año gracias a pequeños inversionistas no profesionales que han comprado títulos para perjudicar a hedge funds que apostaban por la caída de su valoración. La volatilidad se ha disparado en el mercado en el que se han recogido fuertes pérdidas recientemente. Un hedge fund, Melvin Capital, ha tenido que cerrar sus posiciones en este valor con fuertes pérdidas y pequeños inversionistas han ganado dinero aunque también podrían perder mucho.

Conocido GameStop y la jugada, es conveniente saber más de los otros protagonistas de esta historia que está dando fuertes vuelcos en los mercados y se presenta como la revancha del populismo inversor.

Los hedge funds son fondos de alto riesgo que normalmente operan con mucho apalancamiento, es decir, que toman mucho dinero prestado para hacer apuestas de inversión con el dinero de sus clientes. Los clientes –entre los que están fondos de pensiones– invierten al menos un millón de dólares y los hedges funds les cobran mucho dinero: una comisión de gestión anual del 2% de los activos y otra de incentivo que es el 20% de los beneficios.

Cuando los fondos apuestan a la caída de las acciones hacen operaciones rápidas con títulos prestados que devuelven rápidamente para ganar dinero mientras estos pierden valor. Cuando las acciones suben pese a ellos, como está ocurriendo con GameStop, entonces pierden dinero y muchas veces necesitan cubrir sus pérdidas desinvirtiendo en otras acciones y comprando las mismas por las que apostaban a la baja para recuperar dinero, contribuyendo así a ahogar su apuesta bajista.

Los inversores no profesionales son los que están haciendo uso de sus ahorros o los ingresos que tengan para comprar y vender acciones a través de plataformas como Robinhood, TD Ameritrade, Webull o Interactive Brokers, entre otras. Estas plataformas lo han hecho fácil. Se puede comprar y vender, acciones y opciones (para venta o compra) a través de una app con cantidades pequeñas. Y luego hay foros para estos inversionistas. Donde se ha cocinado la actual situación es Wall Street Bets de Reddit, con 3.5 millones de usuarios y entusiastas que les animan como Elon Musk.

El foro se cerró temporalmente el miércoles y las acciones de GameStop dejaron de cotizar durante distintos periodos de tiempo debido a su volatilidad. Ese día las pérdidas en la Bolsa fueron abultadas y acciones de otras empresas como AMC, Blackberry, Nokia e incluso American Airlines y Bed, Bath & Beyond estaban siguiendo la estela de eventos de GameStop.

Mientras, desde el viernes 22 hasta el miércoles 27 la acción de esta tienda de videojuegos se revalorizó un 464%. Una acción que hace un año apenas cotizaba por encima de los $4 rondaba los $347 el miércoles.

Muy malas noticias para los hedge funds con posiciones bajistas (shorts). Un buen número de ellos está registrando fuertes pérdidas.

Jueves con restricciones

El jueves, sin embargo, la situación se dió la vuelta. GameStop y otras empresas en esta batalla bursátiles cotizaban fuertemente a la baja debido a que las apps y plataformas que han dado entrada a los pequeños inversionistas cerraron la posibilidad de invertir en estos valores desatando fuertes críticas incluso en Washington.

Alexandria Ocasio Cortez dijo que la decisión de cerrar el acceso es “inaceptable” y que era necesario saber los motivos cuando los hedge funds pueden seguir invirtiendo. El senador republicano Ted Cruz dijo estar de acuerdo con ella. El comité de finanzas va a abrir una investigación.

Thomas Peterffy, presidente de Interactive Brokers, explicaba en la CNBC que había cerrado el acceso porque le preocupaba la integridad del mercado. Citadel, uno de los grandes fondos emitieron un comunicado diciendo que no eran responsables del cierre de las plataformas populares. En la misma cadena la senadora Elizabeth Warren lamentaba que el mercado se haya convertido en un juego, “en un casino”, un mercado que no es ni honesto ni transparente.

Este jueves, tras las restricciones, los índices volvieron de nuevo a las ganancias y dejaron atrás tres días de fuertes pérdidas y volatilidad. Y GameStop perdió algo más de un 44% para cerrar a 193.60 por título. La historia continúa.