Comer este tipo de pescado podría reducir el riesgo de Covid, así lo sugiere un nuevo estudio

Comer pescados grasos podría ser un hábito alimenticio clave en la prevención y disminución de la gravedad en caso de padecer Covid

Un nuevo estudio sugiere que el consumo de pescados grasos, es un magnífico complemento para fortalecer al sistema inmunológico gracias a su contenido en omega-3 y grandes propiedades antiinflamatorias.
Un nuevo estudio sugiere que el consumo de pescados grasos, es un magnífico complemento para fortalecer al sistema inmunológico gracias a su contenido en omega-3 y grandes propiedades antiinflamatorias.
Foto: valeria boltneva / Pexels

La pandemia causada por COVID-19 continúa haciendo estragos en la salud mundial. Es por ello que todo aquello que nos ayude a prevenir contraer el virus es bien recibido y es bien sabido que la alimentación es una de las más potentes herramientasUna gran parte de la prevención de COVID-19 es garantizar que el sistema inmunológico esté en la mejor forma posible para combatir las infecciones. De tal modo que inclusive si se llegará a contraer el nuevo coronarvirus, será mucho menos probable presentar complicaciones graves en comparación con aquellas personas que padecen de un sistema inmunológico debilitado.

Parte clave de la estrategia será reducir la inflamación, también por supuesto lo será el adecuado impulso dietético que se logra a través de una alimentación equilibrada y la adición de ingredientes de gran potencial terapéutico y medicinal. Dentro de los principales se cuenta con un nuevo estudio que avala los muy positivos y relevantes efectos de integrar el consumo de pescado graso.

De tal modo que integrar en la dieta diaria el consumo de opciones de pescados como el salmón, la caballa del Atlántico, las sardinas, el bacalao y el arenque, resulta un magnífico estímulo para el sistema inmunológico. Estas variedades de pescados están repletas de ácidos grasos omega-3, y es bien sabido que son sustancias muy importantes para la buena salud, también aumentan la inmunidad. 

Según una investigación publicada en la revista Prostaglandins, Leukotrienes and Essential Fatty Acids, recientemente se encontró que hay evidencia directa de que los niveles más altos de omega-3 en sangre pueden reducir la riesgo de muerte por COVID. Los investigadores observaron a 100 pacientes ingresados ​​en el hospital portadores del virus y examinaron sus muestras de sangre, y observaron que 14 habían muerto desde la admisión. Encontraron que el riesgo de mortalidad relacionada con COVID era cuatro veces mayor para aquellos con niveles bajos de omega-3 en sangre y, de hecho, 13 de los pacientes que habían fallecido estaban en el grupo con la cantidad más baja. 

De tal modo que este estudio piloto sugiere que existen fuertes asociaciones entre los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos y mejores resultados de COVID. Cabe mencionar que este es solo un beneficio de más omega-3 en la dieta, tal como lo sugieren las bases de la dieta mediterránea comer pescado graso al menos dos-tres veces a la semana puede mejorar la salud del cerebro, proteger al sistema cardiovascular, controlar el peso corporal e inclusive mejorar el estado de ánimo. Complementario a ello los investigadores comprobaron que los pescados grasos, pueden reducir el riesgo de la “niebla mental” que exPerimentan muchas personas con COVID.

También este tipo de pescados ricos en omega-3, bajos en calorías, ricos en proteínas de alta calidad y ligeros, se asocian con grandes mejoras en el funcionamiento cognitivo y por si fuera poco son de gran ayuda para reducir los niveles de estrés. Es bien sabido que un buen manejo del estrés, es una excelente forma de apoyar la salud del sistema inmune. 

La buena noticia es que incluso si has estado tomando decisiones poco saludables durante un tiempo, el cuerpo y cerebro responderán a los cambios positivos con bastante rapidez. Lo cual se relaciona directamente con menor inflamación y un rápido aumento en la inmunidad. 

Nutricionistas y médicos recomiendan empezar por aumentar de manera natural, es decir a través de la alimentación la ingesta de omega 3 y si es necesario recurrir a la suplementación. Es importante recordar que las opciones de pescado graso no solo tienen el tipo correcto de grasa para ayudar a reducir el riesgo de condiciones negativas de salud como es el caso de las enfermedades cardiovasculares, sino que también proporcionan nutrientes esenciales como vitamina D, riboflavina, calcio y otros minerales. Además estas variantes de pescado son accesibles, sencillas de preparar e inmensamente versátiles, van de maravilla con todo tipo de alimentos. 

Ahora ya lo sabes comer más pescado no solo protegerá tu salud y te ayudará a mantener un sano peso corporal, es una extraordinaria costumbre para aumentar la inmunidad y prevenir todo tipo de enfermedades e infecciones.